?>
Córdoba

Parejas: cómo evitar y prevenir el aburrimiento en la cama

Sexualidad en Pareja te ayuda a salir de esas situaciones incómodas que generan tensión.

La pareja que no haya sentido aburrimiento en la cama que tire la primera piedra. O que se considere muy afortunada.

Esta sensación está al acecho de todo matrimonio. A veces, solo visita a la pareja; otras, decide quedarse a vivir con ellos. Es, quizás, el peor sentimiento que se pueda tener de a dos.

El hastío de no tener ganas de estar con el otro en la intimidad, deviene en noches lentas y en días marchitos. ¿Por qué dos personas se pueden llegar a aburrir juntas? ¿Acaso no ha sido una elección el pasar el tiempo de a dos? Nadie bien sabe por qué (o sí, pero ¿¡cómo admitirlo!?), un día el aburrimiento y ya nada los divierte, nada les despierta el deseo. Y la pasión si la han sentido, ¡ya no se acuerdan! Puede ser una sensación pasajera y de un día para otro desaparece. También puede ser constante y ahí el alerta roja empieza a sonar bien fuerte.

Quien no la escucha, pierde. Cuando en el sexo la cosa no funciona, ¿sirve hablar? ¿Decir que no se tienen ganas, ayuda a encontrar el motivo? ¿Cómo sincerarse con el otro sin lastimar? Los especialistas dicen qué hacer para que el tedio desaparezca o, por lo menos, se mantenga a una prudente distancia de la pareja.

Dónde estás deseo que no te puedo encontrar. ¿Por qué motivo quien antes me volvía loca, hoy me despierta poco y nada? Algunos están convencidos de que el hecho de estar muchos años juntos es sinónimo de aburrimiento. Pero esto no es así, afirma la psicóloga clínica Alicia López Blanco; y prosigue con que el aburrimiento tiene relación, definitivamente,  con los intereses en común y con aquellos que los miembros de una pareja puedan desarrollar entre ambos.

Para la psicóloga y sexóloga Clarisa Rozenbaum, uno de los principales motivos del aburrimiento es la rutina: "Cuando algo se vuelve rutinario deja de fluir la comunicación, la creatividad y las actividades placenteras. Todas las parejas, en algún momento de la relación, pueden pasar por períodos de aburrimiento. Sin embargo, es una crisis que se supera y hay que saber cómo manejarla. Muchas veces el trabajo, las responsabilidades y las preocupaciones hacen que no se esté atento a las necesidades de la pareja”.

Otra causa, según esta especialista, tiene que ver con “compartir o no un proyecto en común, la vida social que llevan, la diversión y el sentido del humor”; estos no son más que los condimentos que influyen y sostienen la relación.

Falta de sexo ¿aburre o es al revés?. Los miembros de la pareja muchas veces no saben si no tienen sexo porque se aburren bajo las sábanas o si están hastiados porque ya no tienen relaciones. Es como el huevo y la gallina; pero, en este caso, lo importante es encontrar la solución y volver a tener las ganas de desearse, de gozarse.

Los especialistas dicen que el aburrimiento no siempre tiene que ver con la falta de sexo. Se puede tener muy buena cama, pero aburrirse como un hongo con la charla; ¡y viceversa! Sin embargo, hay quienes encuentran un soñado equilibrio y pueden disfrutar, con mucho trabajo y paciencia, de todas las áreas de la vida cotidiana.

Como señala López Blanco, “una sexualidad activa es un significativo pilar en una relación de a dos, pero no la salva del aburrimiento. Se necesitan otros condimentos para divertirse juntos”. Para Rozenbaum “la falta de sexo, uno de los momentos más placenteros e íntimos de la pareja, puede ser uno de los causantes de aburrimiento; pero también puede ocurrir lo contrario, que por este sentimiento disminuya el deseo y los encuentros sexuales. En muchas ocasiones, estas crisis pueden llevar a rupturas o infidelidades que pueden evitarse si en la pareja existe un diálogo fluido en el que cada uno exprese acerca de lo que le está pasando, de lo que está sintiendo”.

Ante el hastío, ¿es necesario hacer terapia de pareja? Según López Blanco este tipo de terapia es recomendable para resolver conflictos; pero, asegura, “el tedio no está relacionado con ellos sino con aspectos de la personalidad de los integrantes de la pareja y la falta de intereses en común”. 

Cómo no caer en el tedio.
La principal manera de no caer en las garras de este sentimiento es mantener el individualismo. Ser un poco egoísta, ¡es saludable! Para uno y, por supuesto, para el otro. Según explica Rozenbaum, “es importante tener en cuenta la individualidad de cada uno, ya que los extremos no son buenos, ni todo el tiempo juntos, ni el poco tiempo que se le dedica a la pareja”. Es vital, resalta, encontrar un equilibrio y una buena comunicación para atender a las necesidades de ambos.

Por su parte, López Blanco piensa que es relevante que cada miembro de la pareja tenga sus propios proyectos personales; pero también que se propongan metas en común, compartan actividades en los momentos de ocio, dialoguen y se estimulen intelectual y lúdicamente.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo