Córdoba

Por no usar el cinturón de seguridad, le redujeron la indemnización a la mitad

Así lo dispuso en un fallo la Justicia cordobesa. Mirá los detalles de la sentencia.

 

La Cámara 6º de Apelaciones en lo Civil y Comercial determinó que la indemnización que correspondía a un conductor por un accidente de tránsito deberá reducirse en el 50%, en los rubros daño emergente y daño moral, porque el hecho de no haber usado cinturón de seguridad fue un factor de agravamiento de las lesiones sufridas por el propio conductor.

Según revela en su sitio el departamento de Prensa de los Tribunales cordobeses, la Cámara tomó la decisión al hacer lugar parcialmente al recurso de apelación promovido por la empresa Caminos de las Sierras S.A., que en primera instancia había sido condenada a pagar –entre otras sumas- 79.332,56 pesos (19.332,56 pesos por daño emergente y 60.000 pesos por daño moral) al conductor.

El origen de la demanda se debió a que, el 18 de octubre de 2007, una tapa de acero fundido, que cubría una boca de inspección ubicada en la Ruta Nº 29, entre los kilómetros 10 y 12 de la ciudad de Córdoba, salió despedida al ser pisada por la rueda delantera derecha del vehículo que conducía el demandante.

En el hueco dejado se insertó la rueda trasera, lo que ocasionó la pérdida de control del rodado, que terminó impactando contra un postre de alumbrado público.

En su apelación contra el fallo del Juzgado de 26º Nominación del mismo fuero, la empresa esgrimía –entre otras razones- que no se había sopesado debidamente el supuesto exceso de velocidad y la falta de uso del cinturón de seguridad por parte del conductor.

En su voto, la camarista Silvia Palacio de Caeiro partió de que, al estar encuadrada bajo las normas del Derecho del Consumidor, la obligación que pesa sobre “el concesionario es de seguridad, que es de resultado y, por tanto, no se exime de responsabilidad probando su no culpa”, sino acreditando, por ejemplo, la culpa de la víctima en la producción del hecho o que este último fue producido por un tercero.

En primer lugar, la camarista explicó que la argumentación referida al presunto exceso de velocidad, con el fin de probar la supuesta culpa de la víctima, no podía proceder “atento a los términos del dictamen pericial oficial, en el que se informó que la velocidad que llevaba el vehículo conducido por el demandante era de de 59,23 km. por hora, y a las particulares circunstancias que rodearon la ocurrencia del siniestro”.

Sin embargo, la jueza consideró que, habiendo quedado “acreditado que el conductor en el momento del accidente no iba con el cinturón de seguridad puesto”, correspondía ponderar tal circunstancia, pero no en relación con la mecánica del accidente, sino “con la producción o agravamiento de las lesiones” sufridas por el propio conductor. Así, concluyó: “la falta de empleo del cinturón por parte del perjudicado implica la asunción de un riesgo en la producción o agravamiento de las lesiones, pues se trata de un hecho de preponderante relevancia causal respecto del resultado dañoso, pero obviamente no tiene que ver con la ‘culpa’ en la producción del choque”.

En el voto, al que se adhirieron sus pares (Alberto Zarza y Walter Simes), la camarista insistió en que “el viajar sin cinturón de seguridad constituye una imprudencia que lo hace pasible al incumplidor de cierto grado de culpa, siempre que el daño tenga relación causal con el hecho imprudente”. Como consecuencia, la Cámara concluyó que el accionar de la omisión de la víctima “tuvo una incidencia causal del 50% en la producción de los daños, lo que deberá tenerse presente al determinar la condena por daño emergente y daño moral”.

De acuerdo con el tribunal, la indemnización fijada en primera instancia ahora deberá ajustarse en el 50% por ciento en los rubros “gastos de internación, gastos por acompañamiento de enfermera hospitalaria y domiciliaria, gastos por medicamentos y daño moral”.