?>
Córdoba

No sabés con quién te estás metiendo, profe

Las cuatro paredes están agrietadas por una, mil pantallas, que ya no permiten que el secreto ampare cualquier cosa.

“Te estás metiendo con quien no debés meterte”, le dice la maestra, aprovechando que entre cuatro paredes, con un solo adulto en sala, ella maneja la situación. “No me busqués donde mejor me manejo”, insiste y eso no es sólo la institución, es una relación que es asimétrica y que, mal usada, puede ser fuente de abusos de autoridad. “Sé más inteligente y no me forrées, porque si hay alguien que sabe forrear en esta escuela, soy yo”, abunda la maestra, desafía.

Y si no fue el chico del reto, ni quien lo filmó, sí era inteligente el teléfono que captó toda la escena, sirvió para subirla a las redes sociales y escracharla, para que sus palabras le vuelvan, en la cara, como un boomerang.

En esta era ya no hay más “cajas negras”: todo lo que se dice en un ámbito semi-privado (como un aula), puede convertirse en público con un teléfono con cámara e internet. Las cuatro paredes están agrietadas por una, mil pantallas, que ya no permiten que el secreto ampare cualquier cosa.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo