Córdoba

No podía volver a casa, regresó y fue preso

El juez de control de Cosquín envió a la cárcel a un hijo golpeador por no cumplir la restricción que tenía de volver a su hogar.

Un violento que tenía restricción de su hogar por haberle pegado en dos ocasiones a su madre y a su hermana, fue enviado a prisión por el juez de control de Cosquín, Gabriel Prémoli cuando se supo que había violado la prohibición de acercarse a la casa de sus familiares.

La medida en realidad fue solicitada por la fiscal de la ciudad de Punilla, María Alejandra Hillman mientras que ante una apelación llegó a Prémoli que optó por apoyar a su colega y enviar al golpeador a la cárcel.

La persona detenida había sido denunciada por maltrato físico y verbal por su madre quien, además, había pedido que lo internaran por su adicción a las drogas y al alcohol.

La primera detención fue impuesta por el Juzgado Civil, Comercial, Conciliación y Familia de Cosquín había emitido una orden judicial que disponía la “prohibición de contacto”. En esa misma orden le imponían al violento un “radio de exclusión de 100 metros” del domicilio de materno donde habitan las presuntas víctimas.

La decisión judicial fue explícitamente notificada, pero días más tarde la Policía recibió un llamado telefónico de la mujer que, aterrada, aseguraba que su hijo estaba en la puerta tratando de entrar a la casa. A raíz de ello el joven fue aprehendido en flagrancia.

¿Por qué lo detienen? En su resolución conocida ayer el titular del Juzgado de Control, Menores y Faltas de Cosquín señaló que el imputado no compareció cuando se lo cito para tratar de solucionar el conflicto que tenía con su familia.

Como contrapartida no tuvo mejor idea que violar la prohibición de acercarse a su vieja vivienda.

El artículo 30 de la ley de Violencia Familiar 9.283 que dice que “ante el incumplimiento de las obligaciones impuestas al agresor, o en caso de comprobarse reiteraciones de hechos de violencia familiar, el Juez podrá imponer al denunciado instrucciones especiales” entre las que se encuentra la prisión efectiva.

Otros antecedentes. En su resolución el Juzgado de Control dice textualmente: “Frente a estas circunstancias (la falta de colaboración del imputado con la Justicia) es imposible suponer que la autoridad de aplicación pueda agotar las instrucciones especiales a que hace referencia la ley”.

Para el juez Premoli también es importante considerar que el imputado cuenta con tres condenas anteriores a penas que lo privaron de su libertad.
“Frente a la existencia de aquéllas sentencias condenatorias y habiéndose alcanzado en estos autos el grado de probabilidad referido a la existencia y la participación del imputado en el hecho que se le atribuye (la violencia contra sus familiares) su libertad durante el proceso entraña un riesgo para los fines del mismo”.

Ahora el joven deberá esperar el avance del proceso en su contra tras las rejas y no en situación de detención condiciona como lo hacía hasta ahora.

Varios casos. Consultadas por este diario fuentes tribunalicias aclararon que son varios los casos de personas con restricciones de regresar a su hogar que han incumplido la imposición y terminaron tras las rejas.

...........................

A la cárcel

El juez Prémoli apoyó un pedido que hizo la fiscal de Cosquín María Alejandra Hillman. Ambos funcionarios consideraron que la libertad del individuo, que había golpeado a su madre y a su hermana, ponía en riesgo el avance de la investigación en su contra. El hombre no había colaborado con la Justicia previamente.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 04/05/2012 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo