Córdoba

No pagó nada y Rentas pregunta ahora quién da más por el lote

Es de un contribuyente de Villa Ciudad América que tiene una deuda de $ 4.000 en el impuesto Inmobiliario. Es el primer remate del año.

El próximo 31 de mayo, en la Sala de Subastas del Poder Judicial de la Provincia, se procederá a rematar un lote baldío ubicado en Villa Ciudad de América a pedido de los procuradores de la Dirección General de Rentas. ¿La razón? El dueño del terreno no paga el impuesto Inmobiliario desde hace más de 10 años. “Se trata de un caso ejecutivo fiscal por incumplimiento de pago de tributos por parte del contribuyente, quien no le dio entidad al juicio, y ahora perderá el lote”, le dijo ayer a Día a Día Alejandro Caridad, director general de Rentas de la Provincia.

El terreno en cuestión tiene 600 metros cuadrados, y está en la pedanía de Potrero de Garay, departamento Santa María. Tiene una deuda impaga de 3.977,67 pesos, entre capital, intereses y honorarios de procuradores fiscales, que se arrastra desde 1999. El propietario hizo algunos pagos intermitentes en dicho plazo, pero nunca canceló completamente sus compromisos con la Provincia. Y aunque la deuda podría haber prescripto a los cinco años, Rentas intimó antes de ese tiempo el pago de la mora.

Cumplimentadas las instancias de arreglo prejudicial, la DGR pasó el caso a procuración fiscal iniciando una demanda ejecutiva. Al no haber novedades por esa vía, se solicitó ante un tribunal el remate del bien inmueble, y la resolución del tribunal de primera instancia lo aprobó. La subasta será el jueves de la semana próxima, a las 11, y el terreno será puesto a consideración de los interesados con una base de 632 pesos, aunque se estima que terminará rematándose por un valor bastante más elevado.


“En 2012, éste es el primer caso que llega a remate judicial por una deuda impositiva. Generalmente, estos casos se resuelven antes, porque los contribuyentes se avienen y cancelan la deuda antes de la subasta. Pero en este caso el contribuyente no respondió, y como funcionarios de gobierno tenemos la obligación de ejecutar la norma tributaria, y llegar hasta las última instancia”, explicó Caridad.


Antes de ser enviado a remate, el deudor fue fehacientemente intimado, y a pesar de ello decidió no pagar.


Según explicó Caridad, la política de la Dirección General de Rentas seguirá siendo darle todas las posibilidades a los deudores para que se pongan al día con sus impuestos provinciales –ya sea a través de planes de pago o moratorias–, pero llegado el caso, si no hubiera respuesta positiva, la decisión es iniciar los procesos de cobro por vía judicial.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 23/05/2012 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo