?>
Córdoba

#NiUnaMenos: la opinión de una especialista

La sexóloga Silvia Aguirre aporta su mirada sobre la consigna de la marcha que convoca hoy 3 de junio a todos y todas. 

Bajo el lema: “Ni una menos, vivas nos queremos”, este viernes a las 17 se realizará una marcha, en la esquina de Colón y Cañada. 

Organizaciones sociales y de derechos humanos y referentes de distintos ámbitos realizarán esta tarde una nueva marcha contra la violencia de género #NiUnaMenos.

En ese marco, la sexóloga Silvia Aguirre publicó una columna que aborda la problemática. 

"Las 286 mujeres que fueron asesinadas por ser mujeres durante 2015, y las 66 más en los primeros 100 días de este año en Argentina, sólo por tomar un período, tuvieron una fecha de nacimiento y un día en el que un varón decidió darles muerte.

Entre una fecha y la otra, su condición de ser humanas con menores derechos e incluso hasta su condición de objeto en muchas circunstancias, se repitió innumerables veces, se grabó en el sonido cotidiano de casi todas las voces que las rodearon, se ancló en el interior de sus cerebros, se posicionó en sus sentimientos. Estuvo presente en sus hogares, en sus escuelas, en las instituciones a las que acudieron, en la radio, la tv, los diarios, internet y en la moda. 

Esa condición es también la que se reflejó en los medios una vez muertas, al atribuirles la responsabilidad de que alguien las asesinara.

Todas ellas están muertas y eso es irreversible y duele y duele.

Y estamos otras, que un día nacimos, que seguimos vivas, algunas con más riesgos que otras, pero que indudablemente compartimos esa misma condición que se instala desde el mismo momento en el que se conoce nuestro sexo. Un posicionamiento social que implica una cantidad de situaciones de desigualdad, de injusticia, de desprotección institucional. 

Sigue siendo una desventaja nacer mujer. Sigue siendo un riesgo cierto no ser escuchadas, no ser valoradas, ser desacreditadas y que un varón, encarnando el machismo más extremo, nos mate.

Sólo la toma de conciencia profunda de esta situación, por parte de los gobiernos, de las instituciones, de la sociedad, y el deseo  real y cierto de modificarla a partir de hechos concretos y no de meros enunciados, puede hacer que esta lamentable realidad cambie.

Las mujeres, las que estamos vivas, necesitamos renacer en un lugar en el cual no se nos discrimine ni condene, dónde tengamos las mismas oportunidades, dónde no se nos degrade, dónde seamos verdaderas sujetas de derecho. Dónde ya nadie, ni nosotras, ni lxs demás, puedan ponernos en condición de objetos y arrogarse nuestra propiedad.

Tenemos que renacer, las que todavía podemos".

Sumate a la conversación
Seguí leyendo