?>
Córdoba

#NiUnaMenos: “Coco” tenía lágrimas por su Matilde

La historia de Yésica "Coco" Campos, una joven mamá que hizo su vida en Córdoba y fue asesinada en El Bolsón. Su ex pareja, preso.

El perro sujetó entre sus dientes el cráneo recién desenterrado y lo soltó como una ofrenda sabrosa a los pies de su dueña. Era un cráneo chiquito, compacto, femenino. La mujer pegó un grito y llamó a la Policía. 

Esto es el barrio Almafuerte, en El Bolsón, provincia de Río Negro. Es el 8 de febrero de 2015. Es, también, el descubrimiento de un femicidio que involucra a Córdoba.

****************

Dos años y tres meses antes, el 10 de noviembre de 2012, Yésica Verónica Campos ganó el concurso municipal para crear la bandera de Río Colorado (Río Negro), localidad donde nació.

Para explicar por qué eligió esos tonos, habló del color arcilla del río; del sol amanecido en la región patagónica; del verde esperanza de los campos fértiles; y de espacios blancos que representan “la libertad que tiene un ser estando en Río Colorado”. 

Aquella vez, Yésica acababa de cumplir 25 años y acababa de ser mamá de Matilde, una leonina nacida tres meses antes. Demasiados “acababa” que auguraban un futuro posible pero quedaron en nada, o quizá nomás en eso: en la posibilidad de un futuro que no se dio. 

Yésica Campos fue asesinada en El Bolsón y sus restos hallados semanas después por un perro que husmeaba entre la tierra. Por el crimen está preso su expareja y padre de Matilde, Cristian Héctor Maldonado, un hombre de 36 años arrestado días atrás en una casa de barrio San Vicente, en Córdoba. 

Maldonado nació en Buenos Aires, pero de adolescente se mudó con su familia a Córdoba. La comisión policial que arribó desde la Patagonia se llevó al acusado y, también, a la pequeña Matilde, quien fue entregada a los abuelos maternos en Río Colorado por orden de la Justicia rionegrina.

El femicidio de Yésica no tuvo en Córdoba el peso mediático de otros, tal vez porque ella era del sur y su muerte ocurrió en el sur. Pero Córdoba fue clave en la corta vida trunca de esta joven madre: en esta provincia estudió, en esta provincia conoció al ahora acusado, en esta provincia nació Matilde.

Incluso de esta provincia huyó cuando las cosas en casa se pusieron feas y se fue con Matilde al domicilio de su mamá, en Río Colorado.

“‘Coco’ corre, papá malo”. Yésica (hija de Eduardo y Fabiana Córdoba, hermana del medio de Vanesa y Jonathan) simulaba llorar cuando la retaban de chiquita, y su familia le decía que tenía “lágrimas de cocodrilo”. Le quedó “Coco”. 

Así la nombra su mamá, Fabiana, del otro lado del teléfono en Río Colorado. Pero el apodo pierde de inmediato el contenido gracioso y lo suplanta por uno viscoso, siniestro: “Cuando ‘Coco’ estaba desaparecida, viajé a Córdoba para preguntarle a Cristian qué sabía. En un momento hablé con Matilde y ella me dijo ‘Coco corre, papá malo’. Estaba enojada, me insistía mucho con eso: su mamá había salido corriendo por algún motivo”.

Matilde sigue enojada, y por las noches lloriquea. Su abuela la anotó en una guardería y buscó un psicólogo para ayudarla a atravesar esta etapa infantil de ausencias y pesadillas que incluirá escenarios judiciales, como la Cámara Gesell que el 8 de este mes le harán en el Juzgado Nº4 de Bariloche. 

La niña crecerá algún día y cuando mire atrás verá que nada de esto debía haber pasado. Que nadie se lo imaginó jamás, mucho menos su mamá Yésica cuando en 2009 se instaló en Córdoba, en un departamento cerca de La Cañada, para rendir el ingreso a Medicina. 

Que no lo logró en el primer intento, que en el segundo intento salió número 503 en una posición en la que ingresaba hasta el 500; que, decepcionada con las ciencias duras, dio rienda suelta a su amor por el dibujo y terminó la tecnicatura de Artes Visuales. 

En el medio pasaron cosas, como su trabajo de moza en una peña donde conoció al chef, un hombre llamado Cristian Maldonado que a los 16 años se había mudado a Córdoba porque, según Fabiana, había embarazado a una chica en Buenos Aires y su familia decidió dejar el pasado en el pasado, un allá eterno y lejos.

Por supuesto que también estaba su sueño de Yésica de ganar una beca para perfeccionarse en Venecia, cosa que no se dio porque a veces los sueños simplemente mutan y esta vez mutaron en Matilde. La beba nació el 12 de agosto de 2012 en una clínica de Nueva Córdoba, con la pareja ya viviendo junta, pero las cosas no fueron bien (no viene al caso revelar detalles) y Fabiana viajó urgente a Córdoba para llevarse a su hija y a su nieta a Río Colorado. 

Lo que pasó después, pasó en un tiempo muy corto y difícil: cuenta Fabiana que Maldonado viajó a Río Colorado y que lo denunciaron “muchas veces” con la Ley Nº 3040, de Violencia Familiar de Río Negro. 

La pareja siguió juntándose y separándose, separándose y juntándose, hasta que se fue a El Bolsón y “Coco” desapareció el 28 de diciembre pasado. Un perro la “descubrió” el 8 de febrero, y para ese entonces Maldonado había alzado a Matilde y se la había llevado a Córdoba. 

Hoy, Yésica es puro resto inerte en una morgue de Buenos Aires a la espera de ser analizado por el Equipo de Antropología Forense. Queda saber cómo la asesinaron.

“No hice nada”

A principios de febrero, una vez que el hallazgo del cadáver tomó repercusión, Cristian Maldonado se presentó en Tribunales II para “ponerse a disposición de la Justicia”. El hombre habló con Cba24n y aseguró ser inocente, dijo que Yésica se fue por su cuenta aquel 28 de diciembre de El Bolsón y que lo dejó solo con la nena, y por eso la trajo a Córdoba. “Ella nunca me denunció a mí; yo sí la denuncié a ella, porque maltrataba a mi hija”, dijo. En mayo fue arrestado y llevado a Bariloche.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo