?>
Córdoba

El mundial casi los descorazona

Inédito. El Hospital Córdoba atendió cinco infartos durante este fin de semana. La guardia, con un 25 por ciento más de demanda por problemas cardíacos.

No debe haber quedado un solo corazón en toda la Argentina que siguió latiendo apaciblemente como en un día habitual. Es que la Copa Mundial Brasil 2014 nos aceleró a todos, pero algunos tuvieron que consultar. El Hospital Córdoba, centro de referencia en enfermedades coronarias, atendió un 25 por ciento más de pacientes en la guardia por problemas cardíacos, en comparación con un fin de semana habitual. Además recibió a cinco infartados, entre la noche del sábado y la mañana de ayer.

“Fue un fin de semana increíble. Tuvimos mucha más demanda que un día habitual. Incluso durante el partido, que en jornadas anteriores no recibimos ni un solo paciente. Hubo una gran cantidad de personas con problemas cardíacos. Entre un 20 y un 30 por ciento más que pasaron por la guardia. Y además cinco infartados”, informó Carlos Cánovas, coordinador de Guardia del centro de salud de Avenida Patria, en la ciudad de Córdoba.

El aumento en la demanda por guardia comenzó a registrarse el sábado por la noche. El domingo siguiente –fecha en la que Argentina disputaba el primer puesto con Alemania–, los ingresos fueron constantes. Como algunos problemas coronarios demoran 24 horas en manifestarse, hubo incluso ingresos en la mañana de ayer. La guardia nunca descansó.

Las edades fueron de lo más variadas. Hubo jóvenes, adultos y ancianos. Quienes tenían una enfermedad cardíaca previamente diagnosticada permanecieron en observación. Los médicos ordenaron estudios como electrocardiogramas y análisis de laboratorio. Los que no fueron diagnosticados previamente con alguna afección al corazón, fueron dados de alta. Pero antes se los medicó con ansiolíticos. Uno de los cinco pacientes infartados era de sexo femenino.

No hicieron caso. A tientas y sin que nadie lo notara, subieron los teles por el ascensor. Todos aquellos pacientes que antes del partido ya se habían internado por problemas de corazón tenían la indicación precisa de no ver el mundial. “Siempre tratamos de limitar las situaciones que provoquen estrés. La sugerencia fue que no vieran la final, pero muy poco nos hicieron caso”, comentó Cánovas.

Pero, temprano en la mañana, familiares comenzaron a ingresar con radios y televisores. Se apostaron en el internado para compartir el evento, incluso con el conocido infartado. “Lo bueno de todo esto es que si les llegaba a pasar algo, por lo menos estaban contenidos en una institución”, finalizó el doctor.

Atentos. El Mundial pasó pero los clásicos siguen. Antes de ver el partido, aquellos que tienen problemas arteriales deben tener controlada su tensión arterial, el azúcar en sangre y el colesterol. Evitar bebidas alcohólicas o azucaradas durante el partido.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo