?>
Córdoba

Mostrarán a la primera virgen de Córdoba

La Virgen de la Peña de Francia, la imagen que trajo Jerónimo Luis de Cabrera para la fundación, será por primera vez exhibida en la Catedral.

Estuvo centurias casi en el anonimato, sin que los cordobeses conocieran que fue la protagonista del momento mismo de la fundación de la ciudad, hace 440 años. Los pocos fieles que la identifican la llaman la “religiosa olvidada”. La Virgen de la Peña de Francia, que trajo Jerónimo Luis de Cabrera para el acto fundacional, es la primera imagen de nuestra historia. Después de cuatro siglos, será mostrada al público.

En la misa del 6 de Julio en la Iglesia Catedral, a las 18.30, el padre Carlos Varas abrirá las puertas de la Sacristía para que los fieles pueden pasar a la Sala de la Reconciliación, un sitio exclusivo en años para los sacristanes y religiosos. Este lugar está ubicado a la izquierda del altar principal, por lo que se abrirán las rejas para que puedan pasar a conocerla.

La imagen, de unos 60 centímetros de alto, está sólo desde hace unos años en la Iglesia Catedral, en el mismo lugar que el fundador pidió que fuera colocada para custodiar la fe de los cordobeses. Siempre estuvo en un sitio olvidado en la historia, por lo que toma relevancia por estos días que el padre Varas, junto a los fieles, haya decidido ponerla al alcance de los cordobeses.

La historiadora y especialista en varias causas canónicas, Liliana de Denaro, explicó a Día a Día que esta ciudad tiene 12 patronos, pero que la Virgen de la Peña de Francia “es la primera devoción de Córdoba”. Cabrera la trajo con sus pertenencias en los tiempos de la fundación. Venía desde el Alto Perú, después de llegar de España, por lo que la habría portado desde Cuzco. En las mismas actas del 6 de julio de 1573, pidió que la imagen fuera colocada en el oratorio principal, cuando aún no estaba la Iglesia Catedral. Pero con el correr de los días, los habitantes comenzaron a llamarla la Virgen de Copacabana.

Para de Genaro, esta religiosa de aspecto morocho y cabellera oscura (confeccionada con pelos naturales) era la misma que adoraban en el Alto Perú. Pero para el historiador y concejal, Esteban Dómina, “por una similitud con la imagen de Copacabana, la confundieron y le cambiaron el nombre”. Hoy el santuario principal de Nuestra Señora de la Peña de Francia se encuentra en Salamanca, en las sierras de Francia, en España, por lo que hay quienes interpretan que Cabrera no sólo la traía consigo desde Cuzco, sino desde su tierra natal. Ese sitio es uno de los más visitados en dicho país.

En Córdoba, en cambio, nunca tuvo esa suerte. La llamaron de Copacabana y llegó a estar casi dos siglos a un costado del altar, hasta que a fines del siglo XVIII empezó su alejamiento. El marqués Rafael de Sobremonte ordenó que ocupara su lugar Nuestra Señora de las Nieves, que hasta la actualidad está en la Catedral en la capilla a la derecha del altar. Quien gobernaba entonces, decidió que esa imagen protegiera a Córdoba de las tormentas.

Así fue que la Virgen de la Peña de Francia entró en el olvido. Durante años la tuvo en custodia una familia. Y a pedido de la Iglesia Catedral fue restituida. Esta imagen con un manto celeste y un traje dorado, que el padre Varas contó que lo hicieron a nuevo, está en el centro de una sala de oración. Sólo hay unos bancos y la imagen del Rosario. “Se nos había perdido, la tenía una familia y gracias a Dios la donaron a la Iglesia. Sería lindo que la gente venga. Vamos a abrir las puertas, como todos los 6 de Julio porque es día de fiesta”, dijo Varas.

Desde Cuzco. El 6 de julio de 1573, Jerónimo Luis de Cabrera fundó Córdoba para entrar en la historia. Entre sus pertenencias traía desde el Alto Perú la Virgen de la Peña de Francia (que hoy tiene uno de los altares más concurridos en Salamanca, España). En las mismas actas, Cabrera pidió que la imagen fuera ubicada en el altar del principal oratorio. Fue la primera imagen para la ciudad. Después los habitantes la llamarían Copacabana y pasaría años olvidada, hasta mañana.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo