Sábado 6 de abril, 23:39
Despejado 15º / 63% +
/ Registrate

Mis ladrillos

Superando todos los problemas, Javier Zonni fabrica una original máquina para hacer tus propios ladrillos. Ideal para la autoconstrucción.

Javier Zonni, con uno de los ladrillos de suelo cemento.

Javier Zonni, con uno de los ladrillos de suelo cemento.

En la fábrica de Río IV trabajan él, su hermano y un ayudante.

En la fábrica de Río IV trabajan él, su hermano y un ayudante.

  • de
  • Mis ladrillos

    07/04/2013 00:02

    Por Pablo Petovel

    Arena, limo y arcilla, un mínimo de cemento y un cachito de agua. Esa receta, sin horno, se convierte en una más que eficiente mezcla para fabricar ladrillos que, según sus propulsores, aventajan en todo a los tradicionales. El gran secreto: el paso por una prensa hidráulica que Javier Zonni fabrica en Río Cuarto.

    La máquina, diseñada en base a un sistema que desde hace años se utiliza para hacer ladrillos de suelo cemento en países como México y Brasil, es ideal para la autoconstrucción de viviendas, para levantar pequeños barrios sociales e, incluso, para encarar un microemprendimiento familiar.

    “La clave del modelo de prensa que hacemos en Río Cuarto es que es más económico y, además, portátil, lo que permite trasladarlo en una camioneta o en un carrito y, si fuera necesario, hacer ladrillos directamente en obra”, explicó Zonni en diálogo con Día a Día. Las casi 100 máquinas que ya vendieron llegaron a prácticamente todas las provincias (“están dispersas desde Río Grande hasta Orán”, contó) y, en muchos casos, se usaron para hacer los ladrillos de cuatro o cinco casas y, después, como salida laboral para alguna de esas mismas familias.

    “Cada unidad productiva (prensa y desterronadora), con tres operarios –uno que haga la mezcla, otro que prense y otro que estibe– puede fabricar unos 1.100 ladrillos por día, trabajando una jornada de 8 horas”, calculó este metalúrgico recibido de geólogo que logró a partir de este emprendimiento combinar ambas pasiones. “Para usarlos o trasladarlos, sólo hay que esperar unos 25 días. Los primeros cinco, se hidratan con una lluvia fina”, agregó.

    La leña se acaba. Las ventajas de los ladrillos de suelo cemento por sobre los comunes son muchas, según sus defensores. Una clave es el costado ecológico: el ladrillo cocido fomenta el desmonte por la gran cantidad de combustible que se necesita para calentar el horno.

    “Además, cuando se termina la producción, el lugar queda hecho un desastre; se convierte en un sitio yermo”, dijo Zonni. Por otro lado, el método tradicional usa la capa fértil, que luego demora miles de año en volver a formarse. “Esta mezcla no utiliza esa porción de la tierra, sino una capa inferior”, detalló.

    También, es más limitado el acceso a la leña, lo que encarece el costo del ladrillo cocido. “Santiago del Estero ya tiene una ley para limitar el uso de leña para la producción de ladrillos y en Misiones, otra norma estableció en 2015 el límite para reconvertir los ladrilleros por la misma razón. Todo esto, está haciendo que el de suelo cemento, necesariamente, tenga más demanda”, dijo Zonni.

    ........

    "Ahora va todos sobre ruedas"

    Las cosas han cambiado para este riocuartense de 50 años. En 2001, en pleno desastre económico, lidiaba para conseguir una obra social que le cubriera un tratamiento médico.

    “El servicio a parapléjicos no es redituable”, le habían reconocido (sin eufemismos) desde una prepaga local. Era la primera vez que Zonni se sentía discriminado por la silla de ruedas en la que está desde los 21, cuando su médula espinal dijo basta luego de que un accidente deportivo le dañara la columna cuando era adolescente. “Eso ya pasó, estaba muy caliente, pero ya es historia. Hoy en día, con la nueva ley, serían diferente las cosas”, dice ahora.

    –¿Cómo llegaste a fabricar las prensas?

    –En el taller, a partir del problema en las piernas, empecé a fabricar plataformas hidráulicas para adaptar sillas de ruedas a furgones y grúas domiciliarias, entre otras cosas. Pero en el 2006, un santiagueño nos habló de la máquina para hacer los ladrillos de suelo cemento y, poco a poco, cambiamos el perfil.

    –Veo que la demanda creció.
    –Ahora, va todo sobre ruedas (bromeó). Cada vez tenemos más consultas y ya andamos por las 10 ó 12 máquinas fabricadas por mes. Estamos viendo que hay un futuro hermoso en esto.

    Perspectivas. Hoy, en total, son tres en la fábrica y la idea es crecer, pero no a partir de endeudarse (“en función de estar más tranquilos”, explicó Zonni). “Lo que estaría fantástico es lograr hacerle ver a alguien que esto puede ser una gran ventaja políticamente hablando, porque se pueden resolver problemas de acceso a la vivienda y, a la vez, dar trabajo. Y hasta una posterior salida laboral para muchos”, dijo Zonni desde lo que llama su “tallercito” en pleno Río Cuarto.

    –¿Llevaste la idea al Estado?
    –Estamos esperando. Hay carpetas presentadas en la Nación, ya sea de forma directa o a través de terceros que quieren llevar a cabo proyectos. A la Provincia y la Municipalidad fuimos, nos juntamos, pero no les interesó.

    ............

    Versus

    Según los fabricantes de ladrillo de suelo cemento, las ventajas sobre el ladrillo común (cocido en horno de leña) son muchas.

    MEDIOAMBIENTE. El ladrillo de suelo cemento no propicia el desmonte, porque no usa horno. Sólo una mezcla de suelo (limo, arena y arcilla –no la capa superficial–), 10% de cemento y una parte (mínima) de agua. Todo se prensa en una máquina especial (como la que fabrica Zonni).

    RESISTENCIA. Soporta hasta 60 kg/cm2, contra los 12 que aguanta uno tradicional bueno.

    POR LADRILLO. Es más barato de producir: unos 70 centavos por unidad. Hoy, en Córdoba, los tradicionales se venden a más de $ 1. La ventaja se amplía en el sur del país, por ejemplo, donde cada ladrillo común puede llegar a venderse a $ 6 cada uno, o más.

    AHORRO. Permite ahorrar en energía para calentar o enfriar el hogar, porque el adobe (comprimido y estabilizado con el cemento), retiene mejor la temperatura interior del hogar. Además, resiste mejor la humedad, porque absorbe menos.

    REVOQUE. No requiere revoque grueso; sólo fino. Además, al ser encastrable, el método constructivo es más rápido.

    COSTO. La unidad productiva completa cuesta alrededor de $ 25 mil. Es portátil y permite fabricar unos 1.100 ladrillos por día.

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2013 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by MODULE Static Page Cache at 06/04/2013 | 23:39:10 url:http://publicador.diaadia.com.ar/node/198105?recache=1