?>
Córdoba

En materia de saqueos

Directores y supervisores de escuelas pidieron asistencia pos crisis. Un futuro escolta en una primaria y otro en la secundaria perdieron la bandera por participar de saqueos.

“¿En qué parte de mi biblioteca encuentro el autor que me ayude a explicar lo que pasó?”. El testimonio se escucha, amplificado por un micrófono, en un salón de calle La Rioja al 300 de la capital provincial.

Es jueves por la mañana. Más de 200 supervisores se reúnen con autoridades del Ministerio de Educación provincial para pedir respuestas a los sucesos acontecidos el 3 y 4 de diciembre, cuando se sucedieron saqueos en distintos barrios de la ciudad de Córdoba.

Pero más que respuestas, ese día brotan preguntas: “¿Cómo le explico a mi clase que robar está mal cuando en el mismo grado conviven hijos de comerciantes saqueados con saqueadores?”. “¿Quién me garantiza la seguridad, cuando me toca dar clases por la noche en una escuela de zonas marginales?”. “¿Cómo reconstruimos los lazos sociales rotos?”.

De manera directa o indirecta, las escuelas cordobesas quedaron en el medio del problema de los saqueos. Algunas adoptaron estrategias para contener a los chicos. Otras, hicieron lo que pudieron. En la jornada del jueves quedaron expuestas algunas historias sobre cómo las instituciones educativas le hicieron frente al estallido social.

Acuerdo debatido. El jueves 5 de diciembre volvieron las clases después de la interrupción dispuesta el día anterior por el Ministerio de Educación. Docentes no salían del asombro. En la mayoría de las escuelas urbano-marginales, muchos estudiantes se daban crédito por haber saqueado supermercados. Contaban con lujo de detalles qué robaron y cómo lo escondieron, según comentaron docentes de un colegio de Marqués Anexo.

En dos escuelas de la ciudad hubo candidatos a la bandera que participaron de los saqueos. Futuro escolta en la primaria y un futuro abanderado de una secundaria. “Decidimos no conceder el mérito de la insignia a aquellos que participaron de los eventos. No queremos condenarlos pero sí marcar un camino. La escuela forma ciudadanos no sólo para que actúen correctamente en la institución. Sino también en la sociedad”, explicó Delia Provinciali, secretaria de Educación de Córdoba.

Las redes sociales aumentaban la exposición, porque los “botines” de guerra se exhibían a través de Facebook. En la escuela Rivadavia, de San Vicente, docentes de distintas materias hicieron puesta en común sobre cómo abordar el tema.

“Nos juntamos la profe de Lengua, la de Ciencias y jornada extendida para analizar cómo seguir. Una buena parte del curso no consideraba que los saqueos sean algo negativo. Tuvimos que reforzar los acuerdos de convivencia que habíamos trabajado durante el año”, explicó Ada, maestra de jornada extendida de quinto y sexto grado.

Buenas experiencias. En la reunión catártica que tuvo lugar el jueves, también se mencionaron ejemplos positivos sobre el rol de la escuela para atenuar la ola de robos. Un estudiante de una escuela marginal de la ciudad se excusó con los amigos de participar de los eventos.

Dijo estar enfermo. “Cuando las maestras le preguntaron por qué había mentido, el chico contestó: ‘Ellos son mis amigos. Yo quiero seguir perteneciendo al grupo”, contó Provinciali. También se mencionó el caso de otra escuela, en la que la directora destinaba los 15 minutos previos al ingreso del aula para contar un cuento. “Seño, no participé de los saqueos. Me acordé de una historia que había contado”, dijo uno de los estudiantes.

En el interior, los saqueos eran cosa de la capital. Los niños lo vieron por televisión. “La Policía se amotinó en Ischilín y Río Seco. Pero en el resto de las localidades no hubo mayores problemas”, explicó una supervisora del norte provincial.

Qué hacer. La psicopedagoga Lucía Garay dio algunas pautas para retomar las clases el año que viene. “Tenemos que trabajar para reconstruir los lazos sociales. A los docentes nos ven con lástima. ‘Pobre seño’, nos dicen cada vez que nos ven cansados y desganados. Tenemos que recuperar la autoridad. Decirles a los estudiantes que sabemos lo que les pasa. Sabemos por qué no aprenden. Retomar la confianza y así trabajar para mejorar la inclusión educativa”.

Por su parte, Provinciali agregó: “Las escuelas somos parte del problema pero también de la solución. No estamos para condenar sino para escuchar. Aprovechar el espacio para mejorar la inclusión y restituir los lazos rotos”.

Al final de la jornada de capacitación, una de las supervisoras tomó el micrófono y preguntó: “¿Cómo vamos a construir un mensaje de paz y armonía cuando nuestros propios dirigentes son los que siempre van al choque?”. Y lo que siguió fueron los aplausos de toda la sala.

...........

Aula

Convivencia. Para hablar de los saqueos hubo que recordar los acuerdos de convivencia en cada una de las escuelas.

........

OPINIÓN

Lo que somos y lo que deberíamos

Lucía Victoria Rühlemann
Alumna del Ipem 317 San José de Calasanz, 17 años. Llegó a la instancia Nacional de las Olimpíadas De Filosofía 2013.

El Gobierno, este año en materia escolar, tomó diferentes medidas, entre ellas, llenarnos de feriados, y acortarnos el año lectivo. ¿Es bueno esto para nuestra Educación? No lo creo. Hay miles de preguntas para hacerse, pero la más importante es: ¿somos conscientes de la violencia que generamos y que vivimos como normal?
Muchos dicen que nosotros, los estudiantes, somos muy jóvenes para opinar de política. Yo opino que la política nace en nosotros, es algo innato la necesidad de realizar consensos para solucionar problemas e intentar el beneficio común. Por esto, cito en una breve reseña, dos frases que la mandataria Cristina Kirchner en su último discurso sostuvo. Las escenas de los saqueos en las que se vieron autos y camionetas 4x4 “avergüenzan a todos los argentinos” y “Los argentinos vivimos los 365 días del año en democracia y en paz”. Estos saqueadores que menciona no dejan de ser argentinos, y forman parte de esta sociedad “maleducada y enferma”. Esta enfermedad llamada ignorancia y falta de valores que se ha gestado en los últimos años en la sociedad. Y si vivimos en un país donde todo el año hay democracia y paz, ¿por qué todos los días vemos como se critica a la gente que opina diferente?
¿Una pequeña distracción y la gente sale a la calle a saquear lo que pueda? Sólo espero que los saqueadores, los padres, los hijos, los alumnos, los trabajadores, recapaciten y piensen en lo que somos, lo que deberíamos y lo que querríamos ser.

..........

Justifican el cierre anticipado de clases

En la jornada de trabajo del jueves, algunos supervisores reclamaron por el cierre abrupto del ciclo lectivo 2013. El Ministerio de Educación anticipó el término de las clases para el 11 de diciembre y dispuso la entrega de boletines para el viernes 13. Pero el planteo de los docentes fue por la falta de tiempo para preparar el cierre y contener a los alumnos post saqueo.

La secretaria de Educación, Delia Provinciali, justificó la medida: “Fueron dos las razones que motivaron el cierre del ciclo lectivo. La primera fue el estallido social.

Como ya habíamos cumplido con los 180 días de clase, nos pareció mejor destinar lo que quedaba del ciclo lectivo para reflexionar sobre lo que sucedió. El segundo fueron las fuertes tormentas. En Río Cuarto y Villa del Rosario ya se habían suspendido las clases, porque en muchos edificios escolares se habían volado los techos. Nos pareció que lo mejor iba a ser finalizar el ciclo”.

....

Prometen arreglos desde el 15 de enero

El incremento salarial concedido a los policías motivó dos dudas entre los supervisores que el jueves participaron de la jornada de trabajo post saqueos. La primera de ellas fue: “¿Nos va a tocar a los docentes un aumento similar?”

La segunda: “¿La Provincia va a tener la plata para arreglar las escuelas?”.

Delia Provinciali, representante del Ministerio de Educación provincial en ese encuentro, salió a atajar las dudas. Se excusó sobre lo salarial, que se planteaba en otras mesas con el gremio. Pero sí aseguró que el plan de verano de reparación de escuelas arrancará el 15 de enero: “Esta semana estuvimos reunidos con las áreas de Educación e Infraestructura encargadas de realizar los arreglos. Y coincidimos en que las tareas comenzarán durante la segunda quincena de enero. Las empresas constructoras le dan vacaciones a sus empleados antes”.

Un análisis difundido esta semana por el Observatorio de Finanzas Públicas de la Provincia de Córdoba del Cippes (Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales) expuso que el aumento salarial otorgado a la Policía dejará en rojo y seriamente comprometidas a las finanzas provinciales.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo