?>
Córdoba

Más de 30 mil peregrinos en su casa: Villa Cura Brochero

Cómo se vivió la canonización en la casa del alma de Brochero, el pueblo que es la santa sede del cura gaucho.

Desde este domingo para el mundo y la historia quedó estampado nuestro primer santo argento.  De los nuestros. Ese que tan particular en su mula malacara, sombrerito alado, cigarrito de chala, rebenque cruzado y  espuelas de fierro. 

José Gabriel del Rosario Brochero, a quién le cuentan entre sus hazañas la vida ofrecida por los más pobres y enfermos a fuerza de cuerpo y entrega.

Y en la tierra que reconoce su paso, no solo desde lo espiritual sino como gran civilizador de la zona de Traslasierra, lo celebraron de lo lindo. Con una ocupación hotelera casi completa, unos 30 mil peregrinos fueron parte de la fiesta. Llegaron caminando, a caballo, bicicletas, en autos y colectivos. Colmaron la plaza, la iglesia y el predio;  todo Villa Cura Brochero se entonó de gauchada para pedir y agradecer.

“Hace 20 años que vengo y me sané gracias a la intercesión de mi curita. Por eso vengo, para agradecer y celebrar tanto bien que nos ha hecho”, contó Andrea una correntina. Como ella Antonio y Mónica vinieron junto a Ignacio su hijo de 8 años que luego de un accidente quedó en sillas de ruedas: “Cómo no venir si el gauchito le pidió a Dios por nosotros y se ve que lo escuchó”, narró risueña a Día a Día a dos meses de salir de un hospital mendocino. 

Y para los menos crédulos capaz la cuestión es de “creer o reventar”, extraordinariamente, cada peregrino que encontramos podría relatar una milagrosa historia brocheriana.

La ceremonia se siguió en emocionado silencio.

De luminosa madrugada

Dicen que la lluvia es signo de bendición, y así lo experimentaron los animosos peregrinos. Pese a la torrencial lluvia que duró hasta la madrugada, desde Villa Cura Brochero se vivió vivieron la canonización del primer santo argentino.  Tras una jornada previa, con shows en el centro  de la ciudad,  desde las 2:30 hs del domingo se habilitó el predio “La providencia” para dar paso a una colorida vigilia. La misma fue recibiendo de a centenares de visitantes que aguardaron con cantos, palmas  y oración la conexión directa de Roma.

A las 5:15 AM - hora Argentina - se encendieron las pantallas y se pudo mirar  las imágenes que compartieron desde el Vaticano. La alegría  de ver en los altares a  José Gabriel del Rosario Brochero desató gritos y llantos entre los festivos madrugadores.  Mientras avanzaba la transmisión vaticana, incontenible fue la emoción ante lo histórico de un Papa argentino proclamando la imagen de un gaucho cordobés arriba de su fiel mulita.

Luego de la canonización sobrevinieron los brazos, fuegos artificiales y los gritos de “Viva el cura gaucho”. Ya cerca de las 8 de la mañana con Brochero en “estampita”, se dio inicio a la primera misa con santo propio.

Y el agua caída este domingo no fue en vano, todos los visitantes en largas caravanas volvieron con la sonrisa renovada,  capaz  porque como decía el curita de los olvidados: "La gracia de Dios es como la lluvia que a todos moja”. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo