?>
Córdoba

Macri y Schiaretti acordaron la llegada de gendarmes a Sierras Chicas.

Lo acordaron Macri y Schiaretti, tras varios días de tensión por el desembarco de la fuerza nacional en Villa Allende. En julio, al egresar policías provinciales, los gendarmes se irían.

Hasta que egresen 1.500 agentes de la Policía de Córdoba, en julio próximo, gendarmes y policías federales se sumarán al patrullaje en Sierras Chicas, desde Ascochinga hasta La Calera. A ese acuerdo llegaron este jueves Mauricio Macri y Juan Schiaretti, mientras volaban en un helicóptero que la Policía Federal envió a Córdoba para trasladar al mandatario desde el Aeropuerto Taravella hasta Luque y Jesús María. 

La previa fue la tensión entre ambas administraciones por la llegada de gendarmes a Villa Allende, a pedido del intendente de esa localidad, Eduardo “el Gato” Romero, una de las apuestas del PRO para su construcción cordobesa. 

El ministro de Gobierno, Juan Carlos Massei, se había quejado públicamente por la “descoordinación” del envío de efectivos nacionales, mientras que el resto de los intendente de Sierras Chicas ensayó un reclamo y pidió igual trato del recibido por “el Gato” Romero. 

Fue Schiaretti quien en Jesús María, y con Macri sonriendo a su izquierda, informó que uniformados nacionales estarán en las calles de Sierras Chicas hasta que egresen los 1.500 cadetes que cursan su capacitación, el próximo 5 de julio.

“Acordamos recién con Macri que hasta que egresen los nuevos policías en julio (que van a ser 1.500), la Gendarmería y la Policía Federal van a ayudar en el control y el patrullaje de todas las Sierras Chicas. Desde julio habrá más policías y no será necesaria tal vez esa ayuda”, dijo Schiaretti. 

En agosto, otros 1.500 cadetes comenzarán la formación de un año, con lo cual antes de julio de 2017 habrá tres mil policías más en la actual dotación. 

“Sabemos que tenemos problemas de seguridad, agradezco que en Córdoba se estacionen 500 gendarmes y 500 policías de la Federal para combatir al narcotráfico, es importante la coordinación para la lucha contra el narcotráfico y la inseguridad”, dijo Schiaretti antes de formalizar el anuncio y dar por terminado el conflicto: “Hay que ponerse de acuerdo e ir para adelante”, finalizó, en sintonía con el discurso de Macri.

El gato cayó parado

Los 10 intendentes de las ciudades de Sierras Chicas restantes hicieron lobby durante el día de ayer, antes de la llegada de Macri a Córdoba: reclamaron a la Nación igual tratamiento que Villa Allende, que consiguió merced a la especial relación de su intendente PRO, Eduardo “el Gato” Romero, con el presidente Mauricio Macri el envío de fuerzas de Gendarmería para luchar contra la inseguridad.

El petitorio de “equidad” fue suscripto por los intendentes de La Calera, Saldán, Unquillo, Mendiolaza, Río Ceballos, Salsipuedes, El Manzano, Cerro Azul, Agua de Oro y La Granja.

El intendente de Mendiolaza, Daniel Salibi, actuó como anfitrión y como vocero del grupo: “Esta decisión ha generado malestar y sensación de desigualdad. De persistir Gendarmería en Villa Allende, aún cuando todavía no está claro qué rol juegan o jugarán en la seguridad, pedimos que se incluya a todo el corredor”, dijo Salibi antes de que Macri arribara.

Luego del anuncio de gendarmes para todos y todas, “el Gato” Romero sacó pecho de su “sintonía fina” con la Casa Rosada para dar una “solución a uno de los grandes problemas de Sierras Chicas” y señaló que espera que “ahora” la Policía provincial coordine sus acciones con Gendarmería. 

Macri en modo pro

En su paso por Córdoba para firmar éste y otros acuerdos con el Gobierno provincial y anunciar una inversión en Luque (ver página 3), Macri usó los micrófonos para justificar sus medidas más impopulares, recordar la “herencia” e intentar contagiar cierto optimismo en la recuperación económica que el Gobierno vaticina.

El marco se lo dieron intendentes radicales –con Mestre a la cabeza– y del PRO. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo