Córdoba

Lusa y Cotreco salieron a la cancha

Comenzaron a prestar el servicio de recolección las empresas privadas. Las espera una ciudad más sucia que lo habitual. El servicio será el mismo.

Vistos en perspectiva, resultaron efímeros los dos años y tres meses de existencia de la empresa municipal Crese, que el viernes y sábado recorrió por última vez la ciudad. A partir de anoche le dejó paso a los camiones de las empresas Lusa y Cotreco, que quedaron a cargo de la recolección en el norte de la ciudad, la primera, y en el sur y centro, la segunda, inaugurando nuevamente el tiempo de las privadas.

A contrarreloj, definiendo aspectos tan centrales como los camiones compactadores y la asignación de personal a sólo horas del arranque, finalmente se llegó a la tercera fecha propuesta para el paso a manos privadas. Esto posibilitó que anoche, a las 20, salieran desde la sede de la Crese los primeros camiones color amarillo (Cotreco) y color blanco (Lusa) para recolectar la basura de la capital cordobesa.

Todo igual. La limpieza de la ciudad seguirá respetando el mismo esquema que rige en la actualidad, y la idea de las autoridades es que no cambie absolutamente nada con respecto a lo que venía haciendo Crese. La única novedad para esta semana es que les espera una ciudad bastante más sucia.

Serán los mismos horarios y las mismas rutas. Eso fue lo que remarcó ayer el vocero de la Crese, Luis Zanetti, señalando como “importante” que los vecinos “tengan en cuenta que el servicio de recolección domiciliaria, recolección diferenciada y barrido se realizará en las mismas condiciones como se viene prestando hasta el momento, por lo que las bolsas de residuos domiciliarios se deben sacar en el mismo día y horario que se venía haciendo”.

El vocero garantizó que ya estaba resuelta desde “hace varios días” la situación legal de los empleados, aunque “se están terminando de confeccionar las nóminas”, algo que, según él, “no debería ocasionar dificultades”.

Sobre los camiones, Zanetti remarcó que “entre el viernes y el sábado” se terminó de definir la transferencia, y garantizó que desde anoche ya comenzaban “a salir con la titularidad de las dos empresas”, con lo cual confirmó la venta de las 75 unidades: “La operación se ha hecho”.

Sin datos de la venta. Ni el vocero Luis Zanetti, ni en el transcurso de la semana anterior ningún funcionario de Crese o el municipio pudieron aportar cifras ni detalles del traspaso.

Lo concreto es que los 72 camiones propios con los que operaba Crese pasaron a propiedad de las dos firmas. 45 fueron para Cotreco y en principio 27 habrían pasado a Lusa. En la operación también intervino la empresa Scorza, carrozadora de los camiones Volkswagen y acreedora millonaria de la Crese, por la venta de esos mismos vehículos que ahora vuelven a cambiar de manos.

El nuevo esquema se puso en marcha a partir de la facultad de la Crese de “tercerizar” su propio contrato con el municipio. Con esa alternativa, las autoridades de la empresa estatal privatizaron todo el servicio de recolección de basura y barrido de la ciudad, que sin licitación pública ni control del Concejo Deliberante, recayó en manos de Lusa y Cotreco, a cambio de 37,2 millones de pesos mensuales durante lo que resta de 2012, y 42 millones presupuestados para cada mes de 2013.

........................................

El fallo, muy criticado
El concejal Esteban Dómina (FC) afirmó que le sorprende el fallo de la jueza Gabriela Faraudo, quien no hizo lugar a la medida cautelar presentada por la Multisectorial y permite el debut de las privadas. El edil sostiene que el fallo “convalida las irregularidades y omisiones que rodean la tercerización de Crese”. Sostiene que fue dictado “sin que se conozcan los contratos firmados ni el decreto del intendente avalando el traspaso del servicio”, a la vez que “soslaya recaudos elementales como que no se ha perfeccionado la transferencia del personal”.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 19/03/2012 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo