?>
Córdoba

Lourdes tiene Síndrome de Down y terminó la primaria en un colegio común

Lourdes sabe muy bien que sí se puede. Hizo el trayecto escolar primario en un colegio común, como el resto de sus compañeros, y ya tiene su título.

No existen los obstáculos si el deseo de superación es mucho más fuerte. Si se quiere, se puede. Lourdes Vargas lo sabe y este viernes lo dejó demostrado. La jovencita de 13 años, con Síndrome de Down, egresó de la primaria en un colegio común y ahora va por más.

La integración escolar y el profundo amor de su familia fueron las piezas fundamentales para que la adolescente pudiese cursar en una escuela convencional, en un ámbito totalmente normal.

Fue en el Instituto Primario Arturo Capdevila, de barrio Ampliación Residencial América, donde atravesó los seis años de la primaria, con el acompañamiento de maestras integradoras de la Fundación Apinep, una institución cordobesa especialista en neuropsicología.

Una morocha que no le teme a nada. Lourdes va por más.

Muy estudiosa y buena compañera. Así describen todos a Lourdes, una morocha que la rompe en la danza, su verdadera pasión a la que da rienda suelta en la academia Al Ritmo. Aunque con las matemáticas no se llevó muy bien, el boletín de calificaciones de la jovencita está repleto de buenas notas.

Su veta artística quedó plasmada en el acto de colación. El profesor de Teatro realizó dos cortos, que fueron proyectados durante la ceremonia, y la protagonista de uno de ellos fue justamente Lourdes. La sorpresa fue para Sergio y Beatriz, los orgullosos papás, que no pudieron contener la emoción al descubrir a su hija en la pantalla grande explicando a las claras de qué se trata la integración.

Sí se puede.

"Estoy muy feliz de haber logrado y superado esta etapa. Pero triste, a la vez, porque voy a dejar de ver a mis amigos", reconoció la pequeña después del acto, y con el diploma en mano.

Ahora llega otro desafío. Lourdes seguirá perfeccionándose en el baile, mientras busca un lugar en la secundaria para poder seguir estudiando.

Lourdes con su familia y la maestra integradora.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo