?>
Córdoba

Los quesos rallados en tiempos de crisis

¿Te diste cuenta? Algunas marcas tienen hasta el 40% de pan rallado o almidón de maíz para "estirarlos”. 

Cuando los precios suben y los bolsillos se quedan sin resto, la estrategia es simple: comprar lo más barato para llevar la comida a la mesa. En ese contexto, aparecen cada vez más segundas y terceras opciones que buscan satisfacer esa demanda.

Si bien muchas de las marcas alternativas tienen prácticamente la misma calidad que las primeras (de hecho, en muchos casos, son exactamente iguales), otras veces son productos que “imitan” al original, con calidad sensiblemente inferior.

Es el caso de algunas marcas de queso rallado que, en realidad, no sólo tienen queso, sino algunos otros productos para “estirarlo”.

“Los rechazamos porque son productos engañosos, en el envase dicen ‘rallado’, pero sin decir ‘queso’, porque en realidad no es sólo queso lo que contienen”, dijeron a este diario desde el Centro de Almaceneros de Córdoba.

“Durante estos períodos de crisis, estos artículos se comercializan con mayor frecuencia porque son económicos, pero no los aceptamos, buscan engañar al consumidor”, agregaron. 

Qué tienen

Analizamos un par de marcas de ¿queso? rallado y vimos qué es lo que contienen según detallan en sus packaging.

Una, por ejemplo, tiene 60 por ciento de “queso pasta dura” y el 40 por ciento restante es “trigo candeal sin corteza refinado”, dice el envase. “Es aderezo saborizante en base a queso rallado y trigo candeal”, explicaron desde el Centro. “Más allá de que posea trigo candeal, que es energético, la verdad es que no deja de emular e imitar en envase y todo al verdadero queso rallado”, agregaron.

La otra marca analizada tiene “queso de pasta dura, semidura y blanda” y está estirado con “almidón de maíz”.

O sea, resumiendo, si bien son alimentos perfectamente autorizados y aptos para consumo humano, como consumidor hay que saber que, en un caso, a los ravioles se le está poniendo mitad queso, mitad pan rallado; y, en el otro, queso y “Maizena”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo