?>
Córdoba

A los niños, los vacunan hasta el año

Con la Noche de las Vacunas, Salud intenta revertir los drásticos descensos de cobertura que se dan a partir de los 12 meses de vida del bebé.

Son soldados que no portan lanzas ni banderas, pero resultan tan efectivos que pueden erradicar enfermedades sobre la faz de la tierra. Incluso evitar muertes. Las vacunas representan hoy el método más efectivo para detener el avance de virus y bacterias en los organismos de los más pequeños. Es decir, en los seres vulnerables.

Sin embargo en Córdoba, las coberturas de vacunación descienden drásticamente a partir de los 12 meses de vida del bebé. Los datos aportados por el Área de Epidemiología del Ministerio de Salud provincial indican que los índices bajan más de un 10 por ciento a medida en que los chicos abandonan los pañales.

“En nuestra provincia son críticas las coberturas en los niños de 15 meses de vida. Creemos que es porque los padres dejan de llevarlos a los controles médicos. Y los pediatras ya no piden el carné de vacunación”, explicó Sandra Belfiore, responsable de Inmunizaciones del área de Epidemiología.

Tos convulsa. Con 18 vacunas, nuestro país tiene uno de los calendarios nacionales más completos del mundo. Pero a los fines de esta nota, tomaremos sólo aquellas que tienen mayor impacto sanitario.

El caso de la vacuna “quíntuple pentavalente” es paradigmático, porque su cobertura desciende un 11 por ciento a partir del año de vida del niño. Se trata del inyectable que protege contra la tos convulsa (ver aparte).

En 2015, el 94 por ciento de los niños menores de un año recibió las tres dosis necesarias para una completa protección. Pero apenas el 83 por ciento de los chicos de 15 meses recibió el refuerzo.

En números absolutos: fueron 3.536 niños menores de un año los que se quedaron sin vacunar en 2015. En chicos de entre uno a dos años, el déficit alcanzó a 10.073. Para el cálculo se comparan los nacidos vivos registrados en las Estadísticas Vitales con el total de dosis aplicadas.
Desde hace dos años también se vacuna a la embarazada para proteja, a través de la placenta, a su bebé. Sin embargo en 2015, apenas el 70 por ciento de las mujeres se inmunizaron. El déficit de vacunación alcanzó a 17.676 señoras.


Poliomielitis. Es otra enfermedad de gran impacto sanitario. Argentina no registra casos desde hace 32 años, pero hay riesgo de que el virus se reintroduzca a partir de viajeros. Las secuelas motoras en los niños son devastadoras.

En 2015, el 95 por ciento de los niños de seis meses recibió las tres dosis del calendario. Pero apenas el 84 por ciento de los chicos de hasta 18 meses quedó protegido. Otra vez, el descenso de la cobertura fue del 11 por ciento.

Por suerte, ante el ingreso escolar los padres hacen los deberes. La cobertura contra la polio vuelve a ubicarse en el 95 por ciento.


Otras enfermedades. En menores de un año son casi todas buenas noticias. La excepción fue la triple viral (que protege contra el sarampión, rubéola y paperas) que se ubicó en el 92 por ciento.

En chicos de entre 12 y 24 meses, preocupa también la escasa cobertura de la vacuna contra varicela. En 2015, alcanzó un desnutrido 52 por ciento.

Dos bebés murieron por tos convulsa en 2015

No cuenta con la fama de la gripe pero es causante de muertes en niños menores de seis meses. La tos convulsa o coqueluche es una enfermedad respiratoria muy contagiosa que se llevó a dos bebés menores de dos meses el año pasado en Córdoba. Ninguna de las madres estaba embarazada.

Los casos son más comunes en invierno pero se presentan todo el año. La enfermedad demostró ser más agresiva en bebés con pocos meses de vida, por eso ahora también se vacuna a la embarazada. Se usa la triple bacteriana acelular, que también protege contra la difteria y el tétanos.

“Cuando la mujer se vacuna, sus anticuerpos pasan al niño a través de la placenta. El bebé recibe una inmunidad protectora que le permite armarse hasta que comience a generar sus propios anticuerpos”, informó Sandra Belfiore.

Claves de la vacunación

Gratuitas, vitales y en evolución permanente

  • Las vacunas del carné nacional son gratuitas y no necesitan prescripción médica.
  • Con las campañas, Argentina logró eliminar enfermedades como el sarampión y rubéola. Pero el riesgo sigue con los viajeros.
  • A partir del 29 de agosto, la Sabin (que protege contra la polio) cambia y deja de ser oral en las primeras dosis.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo