?>
Córdoba

Los golpes de calor abren temporada en los hospitales

El Hospital Pediátrico recibió los primeros afectados por las altas temperaturas. Piden no descuidar la hidratación. 

Se trata de un mal que afecta a los dos extremos de la vida: los bebés y los ancianos. Como todo golpe, los de calor llegan sin avisar. Provocan vómitos, desmayos y hasta cuadros graves de deshidratación. El Hospital Pediátrico del Niño Jesús recibió el fin de semana pasado los primeros dos casos. 

“Ingresaron los primeros niños con cuadros de vómitos y cefalea. Por la época del año puede tratarse tanto de golpe de calor como también la mala alimentación. Durante las fiestas muchas veces se producen transgresiones. Y los padres traen a los chicos a consulta diciendo que ‘comieron de todo’”, informó a este diario Carlos Depetris, subdirector del centro de salud. 

Los dos ingresos se registraron el sábado por guardia. Eran niños de seis y ocho años, cuyos padres mencionaron que tenían vómitos y mucho dolor de cabeza. El número es el esperado para esta época del año. Por el momento no se registraron casos de graves quemaduras de sol. 

“Los cuadros más graves se dan en lactantes, porque hay riesgo de deshidratación. Los bebés no deben ser expuestos al sol y necesitan recibir agua constantemente, aunque ellos no lo pidan. El amamantamiento también debe ser más frecuente”, informó Depetris. 

El especialista diferenció los cuadros de insolación con los de golpes de calor. Los primeros se dan por la ata exposición al sol. Los segundos, se pueden registrar a la sombra o en lugares cerrados. 

Se recomienda el uso de gorros y sombreros, ropa holgada y no exponerse al sol entre las 10 y las 16. A partir de los 12 meses, se aplica el protector solar. Y la continua hidratación es fundamental, tanto de los lactantes como niños más grandes. No es conveniente realizar actividad física en horarios de sol más fuerte. La alimentación también debe ser ligera. 

En el caso del Hospital Infantil de Alta Córdoba, aún no se registraron pacientes con golpes de calor ni insolación. La demanda por guardia es la habitual para esta época del año. 

Arrebatados. En los adultos, los peores casos de insolación suelen darse cuando se apura el bronceado. Así lo advierte Domingo Ríos, jefe de servicio del Instituto del Quemado que funciona en el Hospital Córdoba. 

“Hemos recibido casos con graves quemaduras con sol cuando se apuran los bronceados. Es como cuando se arrebata el asado. Son personas que tienen una semana o dos de vacaciones y muy pocos días de sol. En esas jornadas, quieren adelantar el bronceado que no tomaron en el resto de la semana. Y se terminan quemando”, informó Ríos. 

Especialistas del Instituto del Quemado trabajan en un proyecto de ley para proteger a los trabajadores de la exposición al sol. Sugieren el uso de mediasombra, gorros y protector solar a los constructores, empleados rurales y el resto de los trabajadores al aire libre. 

 

CÓMO PREVENIR

Los golpes de calor se dan en los extremos de la vida. Los niños y los ancianos deben recibir los mayores cuidados. 

Proteja a su bebé del sol. No lo exponga e hidrate con frecuencia. Elija gorros y ropa holgada. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo