?>
Córdoba

Los delineadores viales del Centro están en extinción

Hace meses que no queda prácticamente ninguno en la zona céntrica. La Municipalidad promete renovarlos dentro de 50 días. 

Día a día, uno tras otro, los pendorchos de las avenidas más importantes del centro fueron desapareciendo. Algún resto queda sobre el pavimento de la Colón o la General Paz, apenas unas bases y plásticos desgarrados a los que los colectivos y autos continúan pasándoles por encima como si no existieran. 

En la calle, los automovilistas particulares, taxistas y colectiveros aseguran que hace meses que los técnicamente llamados delineadores de tránsito dejaron de figurar y parece que la Muni se durmió en cambiarlos. Lo pendorchos existen en la ciudad desde el 2012.

El problema no se limita únicamente al área céntrica. En las avenidas de los barrios donde se colocaron para resguardar los espacios de estacionamiento de los colectivos en las paradas no queda ni uno. Situación similar se da sobre Sabattini, donde también alguna vez se colocaron pendorchos para limitar exclusivamente a colectivos el tránsito sobre los carriles Sólo Bus. 

Colón y General Paz son símbolo de la falta de mantenimiento de los delineadores de tránsito en las calles de la ciudad (Nicolás Bravo).

Los delineadores que quedan en pie son los que son respetados por los automovilistas, como los que se encuentran sobre el puente Lavalleja, donde marcan el espacio de un carril para circular en sentido contrario. 

¿Qué pasó con los pendorchos? Sobre la calle Paraguay existe un depósito donde se guardan cerca de 500 delineadores nuevos esperando para ser colocados. El lugar pertenece al departamento de Obras y Señalizaciones de la Muni y los trabajadores del área aseguran que esos pendorchos están ahí desde hace meses y no se ponen en el pavimento porque el Ejecutivo no baja la orden. 

Desde la Muni reconocen la existencia de estos delineadores, pero aseguran que no están diseñados para resistir el impacto del tránsito pesado y que están pensados para ser colocados en ciclovías y bicisendas.

Osvaldo Ferreyra delegado de los trabajadores del área indicó que se llegó a esta situación por “dejadez”: “Se sabe que en algún momento se van a romper todos o la mayoría porque colocados en el pavimento los delineadores soportan poco más de seis meses por el impacto constante que reciben del tránsito, entonces tendríamos que tener repuestos de manera permanente para poder hacer el cambio”. 

“Nuestro trabajo no es sólo colocar los delineadores, sino también hacerles un mantenimiento, porque a medida que los colectivos y autos los van pisando se manchan o empiezan a romperse, entonces los traemos a la repartición para limpiarlos y colocarles, por ejemplo, las cintas reflectivas que se les van saliendo”, indicó Mario López, otro de los delgados. 

Los trabajadores municipales lamentan que no se haya realizado el mantenimiento y la renovación del parque de pendorchos a tiempo, porque aseguran que son muy útiles para ordenar el tránsito. 

Colón y General Paz son símbolo de la falta de mantenimiento de los delineadores de tránsito en las calles de la ciudad (Nicolás Bravo).

Ferreyra indica que cuando los delineadores estaban sobre las avenidas del Centro el carril exclusivo para colectivos y transporte público era muy respetado por los particulares, “cosa que no ocurre ahora, ya que es más frecuente ver invasiones de la vía selectiva porque la pintura no es una barrera física”. 

Según los cálculos de los delegados, son necesarios unos 250 delineadores nuevos para reponer el faltante que hay sobre la avenida Colón, entre rosario de Santa Fe y Maipú, y la avenida General Paz, entre Humberto Primo y Deán Funes. Además, aseguran que en toda la ciudad existen más de mil pendorchos.

Prometen cambio. Desde la Muni reconocen el faltante de los delineadores y la utilidad que tienen para ordenar el tránsito y aseguran que está en marcha una compra para renovar los dañados e inexistentes pendorchos del Centro y otros puntos de la ciudad. 

La destrucción de los delineadores se da por impacto del tránsito, sobre todo de colectivos. Se colocaron por primera vez en 2012, en 2014 fueron renovados y duraron poco más de un año. Lo que está pendiente ahora es el segundo recambio, que la Muni viene prometiendo desde inicios de 2016 y que todavía no llega. En muchos de los lugares que faltan, fue el mismo Palacio 6 de Julio quien los retiró. 

Colón y General Paz son símbolo de la falta de mantenimiento de los delineadores de tránsito en las calles de la ciudad (Nicolás Bravo).

Según datos de la subsecretaría de Tránsito, son más de 900 los pendorchos que se colocaron en la ciudad y el proyecto de recambio apunta a adquirir 1.000 unidades nuevas. 

Si no hay imprevistos, la promesa es que la renovación de pendorchos se comenzará a realizar dentro de los próximos 40 o 50 días. Los trabajadores aseguran que su colocación es sencilla ya que sólo hay que abulonarlos en el pavimento, por lo que indican que la tarea no insume mucho tiempo. 

Por otro lado, se informó que esta semana comenzarían a colocarse parte de los casi 500 delineadores que están guardados en los depósitos municipales y que están destinados para ciclovías y bicisendas. La idea es instalar 300.

Qué son los pendorchos (delineadores de tránsito)

  • Los pendorchos son un “ícono” de la gestión Mestre. Los primeros se colocaron en abril de 2012.
  • Son de un material flexible con “memoria”, por lo que vuelven a su posición original si lo pisa un vehículo. 
  • Se trata de una barrera física para organizar el tránsito. Se rompen cuando lo pisan bondis y autos. 
  • Según los municipales, resisten menos de un año en la calle. El primer racambio duró 14 meses.
  • Durante el 2014 la Muni realizó el primer recambio de pendorchos sobre Colón y General Paz.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo