?>
Córdoba

Los alimentos y las bebidas aumentaron casi el doble que la indumentaria

En el último año, los alimentos y las bebidas aumentaron casi el doble que la indumentaria, y prácticamente el triple que los electrodomésticos.

Según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que releva la Dirección de Estadísticas y Censos de la Provincia de Córdoba, el rubro Alimentos y Bebidas aumentó en los últimos 12 meses 26,62 puntos. Es un porcentaje que representa casi el doble que lo que subió la ropa y casi el triple que los grandes electrodomésticos.

En detalle, de acuerdo con ese índice, el rubro Indumentaria y Calzado se incrementó, entre marzo de 2016 y el mismo mes de este año, 16,21 puntos porcentuales. Menos treparon los electrodomésticos en igual período: los grandes artefactos subieron de forma interanual un 10,17 por ciento.

No hay una sola explicación, sino varias, pero gran parte tiene que ver con la base de la economía: la ley de la oferta y la demanda. Tanto el año pasado como lo que va de 2017, las ventas cayeron muy fuerte en las tiendas de ropa, de calzado y en las casas de electro, lo que derivó en un estancamiento en los precios. “Lo que está pasando es que los comercios están resignando rentabilidad como una manera de sobrevivir”, explicó Cristian Pastore, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Córdoba. 

“Hace un año o un año y medio que las ventas no son buenas, pero se asumió un compromiso con el gremio de mantener lo más posible los puestos de trabajo con acuerdos paritarios razonables. En ese contexto, las empresas, para mantener su estructura, deben vender, y para hacerlo no queda alternativa que tratar de aumentar lo menos posible los precios”, agregó.

Pero a esto lo puede hacer una casa de ropa o de calzado, pero no es sencillo para los que venden alimentos o bebidas. “El problema para supermercados o despensas es la logística. Los precios les han seguido subiendo porque los costos de transporte siguen aumentando fuerte”, explicó Pastore. “Un comercio de ropa compra una vez al año un camión con camperas y paga el flete una vez, con lo que luego puede resignar ganancia. En el caso de la leche, el pan o los productos de almacén, todos los días se depende de los costos de la logística”, dijo el dirigente.

Para Horacio Gavillón, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Electrodomésticos y Afines de Córdoba, en su rubro, los precios están frenados por dos razones. Por un lado, por lo mismo que los de ropa: resignan ganancias para sostener estructura. Y por otro, porque “no han subido prácticamente nada los precios de las fábricas del sur”. “Son tan malas las ventas y tienen tanto sobrestock, que hay casos de algunas líneas de aire acondicionado, por caso, que no subieron ni un peso en un año”, graficó Gavillón. “E incluso hay más plazo para pagar”, agregó.

Para el dirigente mercantil, la suba de entre el 10 y el 15 por ciento en ciertos productos se debe exclusivamente al componente de explotación del comercio; es decir, la parte del precio final del artículo que responde al pago de salarios, de los servicios, de impuestos y del alquiler del local, todos ítems que sí aumentaron y, en algunos casos, por sobre el nivel general de inflación.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo