?>
Córdoba

Los accidentes de motos tienen la vacuna cajoneada

Un proyecto de ordenanza que busca ordenar la venta y circulación de motos está “freezado” en el Concejo desde hace un año. Plantea la obligatoriedad del carnet para comprar uno de estos vehículos.

RELACIONADAS

Entre 2007 y 2008, se vendieron en Córdoba 140 mil motos. Sólo el año pasado, los motoqueros de la ciudad se vieron involucrados en el 70 por ciento accidentes de tránsito que terminaron en el Hospital de Urgencias. También en 2008, según la Dirección de Tránsito, la Municipalidad labró 13.626 actas a motovehículos y, además, las compañías de seguros se quejan porque dicen que son una verdadera “plaga” generadora de choques.

Los números son claros, y muestran un contexto de crecimiento exponencial y desordenado. Sin embargo, en el Concejo Deliberante de Córdoba, sigue archivado un proyecto de ordenanza que apunta a reglamentar la situación.

La normativa, que tomó estado parlamentario el 14 de marzo de 2008, sigue esperando ser analizada en la Comisión de Servicios Públicos. Laura Ortiz, concejala del Frente Cívico y coautora del proyecto “Prevención de accidentes de motovehículos y bicicletas”, le dijo a Día a Día que la demora tiene varias explicaciones, pero principalmente se debe a “los negocios de los empresarios que venden motos”.

“Llevo un año hablando con las distintas cámaras, con toda la gente que debe resolver esto, pero no sé si no quieren o no les interesa”, lamentó Ortiz, incluyendo en el detalle de “desidia” a la propia Municipalidad. “Ha pasado mucho tiempo y no logramos activar el tratamiento”, agregó.

Mostrando el carnet. El proyecto contempla varios aspectos relacionados con la venta y el tránsito de los vehículos de dos ruedas en la ciudad. Uno de los artículos más polémicos es el que obliga al comprador a sacar la licencia de conducir correspondiente antes de llevarse la moto del concesionario.

El punto no es compartido por la Cámara de la Motocicleta de Córdoba. Para Paulo Graglia, titular de la entidad, se trata de una ordenanza “netamente discriminatoria, porque, con la misma idea, deberían exigirle algo igual a los concesionarios que venden autos”. Según Graglia, con este tipo de ordenanzas, “el municipio le traslada a un privado su total incapacidad para poder ejercer el poder de policía”.

Por otra parte, critican el hecho de que muchos de sus clientes son del Gran Córdoba, gente que “se vería obligada a cumplir con una ordenanza de la capital, viviendo en otra ciudad”, manifestaron.

Para Ortiz, la idea de sumar un marco regulatorio a la venta y tránsito de motos nació con su paso como directora del Hospital de Urgencias. “Veíamos que la proporción de accidentes de motos crecía como una epidemia, como el dengue. Es muy peligroso cuando la cantidad de casos supera lo normal, lo esperado para un lugar determinado”, contó. “Queremos reducir la cantidad de accidentes, atacando el problema en las causas, en la informalidad de la venta, en el negocio por el negocio mismo”, agregó.

Más exigencias. Entre las modificaciones que se piensa implementar a través de la nueva ordenanza, figura la obligatoriedad de vender la moto con dos cascos –para el conductor y acompañante–, en caso de que el vehículo pueda transportar a ambas personas.

Otro de los objetivos se propone evitar las largas cosas en los registros para patentar las motos. A través de uno de los artículos del proyecto, se le pide al Ejecutivo que celebre los convenios necesarios con la Dirección Nacional de Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor (DRNPA) para la apertura de más delegaciones en la ciudad. Asimismo, pretende sumar a las condiciones para conducir motos la obligatoriedad de un seguro contra terceros.

Deteneme (si me alcanzas). Otro de los planteos del proyecto modificará, si es aprobado, el artículo 80 del Código de Tránsito. En este caso, la idea es incluir entre las causas para remover un vehículo “los movimientos zigzagueantes por distintos carriles o maniobras caprichosas e intempestivas”, según reza el texto archivado. También, que sean secuestradas las motos cuyos conductores crucen con el semáforo en rojo o tengan la patente mal ubicada. De igual modo, impide “circular o trasladar en moto a mujeres con estado notorio de embarazo”.

Finalmente, la iniciativa busca agilizar la propuesta de impedir que los motoqueros puedan cargar nafta cuando no tengan casco, al tiempo que promueve la celebración de convenios con cámaras de industriales y sindicatos para que en el ingreso a las fábricas se les exija a los empleados los elementos de seguridad necesarios.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo