?>
Córdoba

Lluvia de baches en la ciudad de Córdoba

A la gran cantidad de pozos, se sumaron calles con el hormigón levantado por el calor y bocas de tormenta flojas. La Muni reconoce que no da abasto pero promete soluciones.

Antes eran pocitos, pozos, cráteres, pero debido a la falta de mantenimiento antes de las tormentas de verano la ciudad se llenó no sólo de baches sino también de ondulaciones en el hormigón debido a las altas temperaturas, y de tapas flojas de desagües.

El cóctel de pozos, bocas de tormentas en desnivel y hormigón levantado hace que la ciudad tenga puntos prácticamente intransitables. Incluso, hay arterias de doble mano en las que los conductores tienen que mermar la marcha y ceder el paso para poder zigzaguear los baches.

Los problemas en las calles se agravaron en la última quincena de enero, ya que las intensas lluvias terminaron por levantar el asfalto. Si la calle fue recientemente arreglada, el agua lo lavó y otra vez apareció el cráter.

El hormigón es otro problema en expansión porque las altas temperaturas de enero hicieron que en algunas calzadas se terminara desformando el pavimento. Por lo que se convirtieron en verdaderos lomas de burro espontáneos.

A esto se le sumó el inconveniente de las bocas de tormenta debido a que, cuando llueven muchos milímetros en poco tiempo, las tapas se descalzan y quedan varios centímetros más abajo de la carpeta asfáltica. Esto se convierte en una trampa para motociclistas y para “cazar” a los neumáticos.
 

Día a Día realizó un relevamiento fotográfico e hizo consultas para conocer cuáles son los puntos más afectados y por qué en este verano al problema tradicional de los baches, aparecieron más hormigones levantados y bocas de tormenta flojas. En la recorrida se detectaron puntos casi intransitables, como en Roque Arias al 1.600, donde los autos detienen la marcha y a paso de hombre esquivan los pozos. En Sagrada Familia, casi Costanera, hay tramos en que el hormigón está levantado y hay que poner primera para poder pasar en esta improvisada loma de burro.

También hay pozos en Corro, en la avenida Armada Argentina al 600, en la Juan B. Justo, por sólo nombrar algunos sitios. 

Taxistas, remiseros y choferes nos ayudaron a buscar estos sitios. Horacio Gorosito, de la Mutual de Remiseros de Córdoba, dijo a Día a Día que tienen problemas en los coches por los arreglos permanentes en el tren delantero y en los neumáticos. “Los muchachos no se salvan de pagarle al mecánico desde 1.000 pesos por cómo están las calles, porque los destruyen a los autos”, dijo Gorosito, que en la lista de las zonas más complicadas enumeró los barrios: San Vicente, Alta Córdoba y General Bustos. “Las calles República del Líbano, Siria, la Alem están imposibles. Hay pozos, tapas hundidas. En San Vicente es terrible”, agregó Gorosito. 

Desde las agrupaciones de taxis aportaron otras zonas: Avellaneda e Isabel la Católica. “En éstas se revientan cloacas, se aflojan tapas. Después de una tormenta corremos el riesgo de reventar una goma. Los pozos quedan tapados por el agua,y las tapas están más abajo”, dijeron desde el grupo de taxistas que trabaja en la Terminal de Ómnibus.

Las transportistas también tienen su listado de los clásicos intransitables. Desde la empresa de interurbanos Ciudad de Córdoba, Juan Di Giovanni, dijo a Día a Día que en las rutas no tienen problemas, sino cuando ingresan a esta Capital. La empresa que más notas tiene elevadas con reclamos por arreglos es Coniferal. La semana pasada amagó con cortar servicios en tres líneas si no se arreglaban arterias.

Ante tantos reclamos, ¿cuántos operarios trabajan a diario en los pozos? La cifra es desalentadora porque –según los datos de empleados municipales de Obras Viales–, “hay dos cuadrillas de Asfalto, dos de Hormigón, dos para calles de tierra y otras dos para desagües”. Entre todas no suman más de 50 trabajadores para la ciudad, de acuerdo con lo que contó a Día a Día, el delegado de esta área, Martín Pérez. “Nunca cumplieron con los insumos para llegar al verano. Nos deben más de 100 expedientes con reclamos. Queremos gente joven porque hay compañeros de más de 50 años con el asfalto a 160 grados”, dijo Pérez, quien aseguró que como los materiales no llegaron a tiempo, el bacheo no da resultado. “Se asfalta y a los dos días otra vez se levanta todo porque abajo hay un pavimento viejo”, agregó.

Si algo les faltaba para completar esta situación es que desde el martes pasado recortaron la cantidad de litros de combustible por camión porque la Municipalidad no está al día con la estación de servicio. 

Qué dice la Muni. El titular del área de Desde Desarrollo Urbano de la Municipalidad, Héctor Di Forte, reconoció las falencias existentes a la hora de atender toda la demanda que se multiplica en esta época del año en Córdoba, pero negó de manera categórica que haya falta de insumos o problemas con el personal. “Se ha comprado todo lo necesario tanto en asfalto como en 0,20 y las cuadrillas son las máximas que podemos tener para esta época del año”, dijo a Pulxo FM. 

“La ciudad es grande, tiene muchas calles, el clima no ayuda y a veces no damos abasto. Pero hacemos todo lo posible por atender la demanda de los vecinos, sobre todo en las calles de tierra, que son las más complicadas”, remarcó el funcionario.

Que no te atrape el pozo

En los barrios hay problemas por verdaderas trampas para los conductores. 1: En Saavedra Lamas hay baches que son un peligro. 2: En la Roque Arias, automovilistas dan el paso para esquivarlos. 3: En la Armada Argentina el pavimento, partido. 4: En Corro está levantado el hormigón. 5: Sagrada Familia y Costanera, pozos con agua.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo