?>
Córdoba

Llaryora, sobre el Brochero: Es una imagen a imitar, un modelo a seguir

El vicegobernador de Córdoba vivió la canonización del cura gaucho y cordobés desde Villa Cura Brochero. 

El vicegobernador de Córdoba, Martín Llaryora, destacó esta madrugada que el Cura Brochero, quien será canonizado en las próximas horas en el Vaticano, “es una imagen a imitar, un modelo a seguir”.

“Creo que nunca pensó que iba a ser santo, siempre actuó con sus pensamientos, con su convicción. Él muere con lepra porque asistía a los enfermos a los que nadie se quería acercar, y él estaba ahí”, comentó Llaryora a Télam en la puerta de la iglesia de Villa Cura Brochero, sector que se colmó de gente que buscaba reparo de la lluvia que impidió seguir con la vigilia en la plaza.

Pasada la medianoche la lluvia se calmaba y los peregrinos volvían a tomar las calles de la ciudad, caminaban con destino al predio de la Providencia del Obispado a esperar el inicio de la transmisión desde el Vaticano.

Comentado sobre su recorrida del sábado en el marco de los festejos por la inminente canonización, Llaryora expresó: “La verdad que todo el día ha sido especial, estuvimos en Santa Rosa de Río Primero, en Carreta Quemada específicamente, donde él nació, estuvimos visitando su casa”.

“Ha parado la lluvia y eso es muy bueno, porque nos permite seguir con la vigilia. Todos saben que tempranito hay que ir al predio para ver la transmisión desde Roma, y después celebrar la misa con esta alegría de que los argentinos tengamos un santo que vivió y que murió aquí, y que sembró tanto progreso”, agregó.

Sobre la obra de Brochero, el vicegobernador destacó que “era un cura, un pastor con olor a oveja, que vino a una zona muy pobre, que no tenía comunicación y peleó por caminos, faltaba educación y abrió escuelas, faltaba producción porque era complicado el agua, e hizo riego, generó acueductos, peleó por el ferrocarril”.

“Es alguien que predicaba el evangelio, pero que lo aplicaba también en su vida diaria, así que todo un ejemplo en su vida, en su lucha. Era un cura de curas, toda una imagen para seguir”, continuó.

Por último, Llaryora destacó: “Me parece que supera la historia de nuestro “curita gaucho”, supera al catolicismo, se convierte en una imagen hacia todos y para todos”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo