?>
Córdoba

Le deben pagar $ 25.000 por no darle el DNI

Un cordobés estuvo 20 años sin documento, y ahora el Registro Nacional de las Personas deberá indemnizarlo.

El Registro Nacional de las Personas deberá indemnizar con 25.000 pesos a un ciudadano cordobés por no haberle entregado su Documento Nacional de Identidad durante 20 años, lo que le produjo un daño moral, según la Justicia.

Así lo determinó la Cámara Federal de Córdoba, elevando el monto de la indemnización que había fijado el juez de primera instancia.

El caso. Jesús Ramón Núñez inició la demanda en contra del Estado Nacional, el Ministerio del Interior, y la Dirección Nacional del Registro de las Personas con el fin perseguir una indemnización plena e integral por los daños sufridos.

A los 18 años, a Núñez se le otorgó el documento nacional de identidad N° X, con el que se identificó durante largos años y realizó actos inherentes a toda persona. Pero en 1984 le robaron su documento y a partir de ese momento solicitó una y otra vez su nuevo DNI ante el Registro Civil y luego ante los Centros de Participación Comunal (CPC) sin que pudiese obtenerlo.

Luego, concurrió a la Secretaría Electoral a fin de averiguar los motivos de su indocumentación, donde le fue entregada una ficha electoral donde figuraba con el número de documento Y en vez del número X que se le había entregado al momento de enrolarse en 1971, el que correspondía a otra persona.

El Registro Nacional de las Personas está a cargo de Florencio Randazzo.

Ante esta situación, inició una acción declarativa de certeza ante el Juzgado Federal N° 3 de Córdoba persiguiendo el dictado de una resolución que hiciera cesar dicho estado de incertidumbre.

El juez de primera instancia, en agosto de 2005, declaró que le correspondía el número X y se ordenó al Registro Nacional de las Personas que procediera en el menor tiempo posible a entregar el documento de identidad respectivo y aplicó el pago de una indemnización, que ahora fue elevada hasta 25.0000 pesos.

Según la Justicia, Núñez sufrió un daño económico por la pérdida de chances de acceder a algún trabajo, ya que durante 20 años estuvo sin DNI, y también daño moral por la lesión a la integridad espiritual y social de su persona.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo