?>
Córdoba

La Provincia monitoreará el río y los vertidos a la red cloacal

Es un compromiso para trabajar en conjunto en la mitigación de los daños de la contaminación de Bajo Grande, mientras se construye la nueva planta depuradora.

El ministro de Agua, Ambiente y Energía de la Provincia, Fabián López, se comprometió a colaborar con la Municipalidad en el monitoreo de las aguas del Suquía y controlar la calidad de los líquidos que ingresan a la planta y a la red cloacal, en el marco de una serie de tareas conjuntas para encarar la transición en el sistema hasta que esté concluida la nueva planta depuradora, que duplicará la capacidad de tratamiento de aguas residuales.

López se reunió este miércoles con el secretario de Infraestructura municipal, Omar Gastaldi, y el subsecretario de Ambiente, Sebastián Roca, quienes le presentaron el plan de mitigación y de mantenimiento de la planta de Bajo Grande, enmarcado en la emergencia ambiental. Con el plan en detalle, la Provincia sumará sus aportes para garantizar que la planta funcione de manera óptima, con su capacidad, según anticipó López.

En la reunión, el ministro ofreció a la Municipalidad que la Provincia se haga cargo del nexo cloacal para la zona sur, un conducto que debía llevar los líquidos hasta la planta de tratamiento nueva para el sector que debía construir el grupo Eurnekian, a cambio de los permisos para su proyecto del ex Batallón 141.

"Es un colector de seis kilómetros para tomar los caudales de Villa El Libertador y volcarlos en la colectora Sur, que estamos construyendo", precisó López a Día a Día.

La inversión millonaria en la nueva planta cloacal (más de 3.700 millones de pesos) está en ejecución, pero por contrato, el final de obra llegará en dos año y medio a tres, aproximadamente. Es por esto que la Provincia planteó trabajar en conjunto en la transición y mitigar los efectos sobre la población, según confió López.

Desde 1994 Dipas monitorea la calidad de tratamiento de la planta y el expediente dio lugar a numerosas multas, intimaciones y presentaciones judiciales. Pero, según entiende López, ninguna de estas instancias son útiles para arribar a una solución, "la luz al final del túnel" de la nueva planta, que hoy, contrasta, invita a un trabajo entre los diferentes niveles del Estado.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo