?>
Córdoba

A la plaza, sólo con policías

En los barrios, crece la tendencia de ir a las plazas sólo cuando están los policías. Es para evitar robos.

Por la seguridad, cada día crece en Córdoba el número de vecinos que priorizan, para correr, caminar o simplemente para llevar a los chicos a las hamacas, espacios en los que haya presencia policial. Incluso reconocen que acomodan sus horarios y selección de las plazas en las que están los efectivos. Desde la Provincia afirman que ya hay 40 de estos sitios con personal de la Policía Barrial, de los 500 que tiene esta ciudad, y aseguraron que sumarán otros lugares.

Para salir a caminar al Parque de la Vida, por ejemplo, Haydee toma varias decisiones previas: esconder el celular entre su ropa, no llevar ni un peso y tener las llaves de su casa siempre en la mano. Toda una organización para evitar que, en caso de un robo, sólo tenga lo puesto.

Ella está junto con su nieto Agustín (de 3 años) y su hija Andrea. La tarde es el momento para cruzarse un rato al parque, aunque aclara que sólo en ese horario y no más allá del atardecer.

“Hace 30 años que vivo en la zona y era hermoso, pero desde hace cinco lo descuidaron. Hace un tiempo está la Policía, pero no se puede estar ni a la noche ni a la mañana temprano”, cuenta Haydee. “Sí, venimos a charlar un rato, pero no nos desprendemos del celular, no traemos bolso, ni nada”, agrega su hija, que sólo llegó con un camioncito para que su nene juegue. Y advierte: “Miren los yuyos, no hay luces, lleno de mosquitos”.

Mientras ellas hablan, uno de los efectivos de la Policía Barrial llega al parque, y como llevan poco tiempo en la posta, las mujeres se sorprenden un poco.

Desde hace dos meses que este sitio fue el puntapié de la Provincia para lanzar la Policía Barrial, junto con las rutas seguras, corredores dispuestos en 11 cuadrantes (de los 119 que tiene la ciudad divididos por zonas) en los que los efectivos tienen trajes azules, con detalles en celeste, y cuentan con la indicación de, al menos, pasar cada 15 minutos por las plazas. Lo que la Provincia llama “revalorización” de los espacios públicos.

Patrullaje integral. “Se trata de un proceso de revalorización del espacio, no es sólo de la presencia policial sino también de una cuestión integral de patrullaje de lo que se llaman las rutas seguras, patrullaje inteligente que cada 15 minutos debe haber presencia policial, no permanente, pero sí estar porque es un proceso para disuadir el delito en las plazas”, explica a Día a Día el secretario de Seguridad Ciudadana, Diego Hak.

Los primeros estudios de campo que está llevando adelante la Provincia, que siguen en proceso, revelaron que en los sitios en los que hay efectivos se logró disminuir la delincuencia, aunque aún no se difundirán los datos oficiales.

“Está comprobado que la presencia es una barrera de disuasión y, donde hay zonas con alta concurrencia de gente, se dio la baja de la probabilidad de que se comentan delitos. Es nuestro objetivo”, precisó Hak.

De acuerdo a cómo se mueven los turnos de los policías es también cómo algunos vecinos acomodan sus horarios para ir a la plaza. Como Roxana, que también salió a caminar por el Parque de la Vida con su hija Victoria (de 13 años). “Miren qué llevo, nada, nada de nada y saca la llave de la casa que esconde entre su ropa. Venimos sólo porque sabemos hasta qué hora está el policía”, relata.

Lo mismo ocurre con unas escuadras de fútbol infantil de All Boys que no arriesgan por la inseguridad y adecuaron sus horarios por la tarde en los momentos en que saben que hay policías.

Para Hak, esto forma parte de un proceso de “recuperación de la confianza”, en la que los vecinos puedan apropiarse de los lugares e identificar a los efectivos que realizan la custodia de la plaza.

En esta etapa la presencia de esta fuerza barrial alcanza al 8 por ciento de las plazas, más allá de la vigilancia de la Policía tradicional, como el CAP, aunque la tendencia es que todos los espacios verdes queden bajo la misma custodia.

“La idea es que paulatinamente los 119 cuadrantes de Córdoba tengan efectivos de la Policía Barrial, que vayan siendo complementados a medida de que sigan egresando efectivos. Hoy suman 258, pero se irán sumando, más la Policía que también está en los barrios”, agrega Hak.

Cuando ya casi caía la tarde, el parque se empieza a despoblar. No quedan ciclistas, ni gente corriendo, ni los chicos que juegan al fútbol y a Agustín le advierte su mamá que es hora de volver a casa y dejar el camioncito. Ya se hace la noche y para estos vecinos ya no es seguro quedarse sin policías.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo