?>
Córdoba

La otra pasión de Olga Riutort: su lugar en el mundo

La otra pasión de Olga Riutort tiene que ver con el título: ese lugar es El Retorno, la finca sanjuanina que disfruta con sus nietos, y en la que produce aromáticas y vino.

Por Fabricio Esperanza

El extenso camino de la sanjuanina Olga Riutort en la política, y particularmente en la cordobesa, requiere de una ajustada síntesis para dejar algo de espacio en el resto de la entrevista.

Fue diputada nacional durante ocho años, ocupó la Secretaría General de la Gobernación, es autora de la Ley 9157 que dio origen al Consejo Provincial de la Mujer, y los últimos años la tuvieron como protagonista en el Concejo Deliberante de la ciudad, en su espacio Fuerza de la Gente. Dice a quien se lo pregunta que en el 2019 intentará, por última vez, llegar al sillón principal del Palacio 6 de Julio.

En el medio de toda la vorágine partidaria y política, Olga trata de ocupar el poco tiempo libre que le queda en el cuidado, mantenimiento y crecimiento de El Retorno, una pequeña finca ubicada en cercanías de Barreal, localidad de su provincia natal.

Ese nombre, que no es casual, sirve como introducción para plantear de entrada la definición que ella misma dejó: “Es mi lugar en el mundo. Hace 18 años que, de a poco, le fuimos dando forma, y ahora es el sitio donde trato de disfrutar a mis nietos. Quiero pasar con ellos tiempo de calidad, y el entorno que brinda es inmejorable. Todos los días, a la tarde, sopla el Conchabao, un viento de allá, y solo se escuchan las hojas de los álamos acompañado por el aroma de la lavanda y los demás cultivos”, cuenta.

-¿Qué se cultiva ahí?

-Hace un tiempo la hice certificar como orgánica, y empezamos con aromáticas: tenemos cedrón, laurel, ciboultte, estragón, manzanilla, anís, lavanda, y como para ver qué pasaba pusimos algunas colmenas. Por suerte, sale una miel muy rica, porque además del anís y la lavanda, hay alfalfa y tengo plantados unos 1700 rosales.

-¿Estás pendiente de todo el proceso?

-Sí, aunque por supuesto no siempre estando presente. Las aromáticas se empiezan a cortar a principios de noviembre y se hacen tres o cuatro cortes hasta marzo; la cosecha de miel se hace dos veces, una en diciembre y la otra a fines de febrero. Esas dos brechas coinciden con épocas en las que puedo viajar, pero hay una señora que se encarga del resto.

-¿Se hace algún vinito en la finca?

-Había quedado una hectárea y media, y con mi hermano nos propusimos desarrollar vides, para hacer un vino de la familia. Así fue que nació esta pequeña viña de Malbec, que recién va por el cuarto año y cuya producción no vendemos, sino que regalamos a los amigos. Sí nos hemos presentado en la cata de vino que se hace en San Juan, y el año pasado sacamos medalla de oro, así que estamos muy contentos. La idea es vender por primera vez este año, pero es una producción pequeña, de unas tres mil botellas.

-¿Qué fue lo que te impulsó a empezar con El Retorno?

-Yo me crié debajo de los parrales, y de chica teníamos que ayudar a mis abuelos a cortar las papas para hacer las semillas, en la siembra, envasando, secando pimientos, en fin, todas las tareas. Y eso a una le tira, es volver a esos años y al terruño. Además me encanta el jardín. Hubo que trabajar mucho porque la zona es agreste, de mucha piedra, entonces lo que hay verde se logró a pulmón.

-Y se hizo también pensando en los nietos. ¿Van a la finca?

-Sí, van. Hay un parque con muchas variedades autóctonas y otras que no, y lo hice pensando en ellos, para que mientras crezcan puedan disfrutar y aprender cuáles son las

especies. Hay mucho espacio para que hagan lo que quieran, dos sulkys, juegos, así que se están generando muchos recuerdos con los nietos. Por eso hablar de El Retorno es hablar no solo de una pasión, sino de varias. Es un sitio para ver crecer a los chicos; puedo hacer jardinería, algo que me encanta; están todas las demás actividades de las que ya hablamos; y también despunto otra cosa que me gusta mucho: la decoración.

-¿Con qué estilo?

-Acorde al lugar donde se está, cosas precolombinas y un ambiente rústico pero siempre tratando de que sea acogedor. El objetivo es siempre recibir a los seres queridos.

La política en la piel

Olga Elena Riutort nació el día 12 de septiembre de 1948 en San Juan capital. Su vida política la llevó a ocupar cargos electivos y ejecutivos, y su objetivo ahora es llegar a la intendencia de Córdoba.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo