?>
Córdoba

La Municipalidad pone la lupa sobre 9 mil industrias y comercios

Inteligencia Fiscal detectó incongruencias en las bases imponibles y posible evasión. Aplicarán controles y sanciones.

“Muy preocupante”. Así admiten las autoridades municipales cordobesas que se presenta, en materia de recaudación, el cierre del año. Con el parate de la economía profundizándose, alto nivel de inflación y gastos en suba, en el Palacio 6 de Julio se “afilan” medidas tendientes a nutrir la caja para lo que queda de 2014.

En ese marco, la Subsecretaría de Recursos Tributarios agudizó los controles, empoderando a la Dirección de Inteligencia Fiscal del municipio. En el área, se ejecutaron cruces de bases de datos con diferentes organismos –principalmente Rentas de la Provincia y la Afip–, análisis sectoriales y otras tareas, poniendo un foco especial en el universo de medianos y grandes contribuyentes de Comercio e Industria, la tasa que aporta el mayor caudal de dinero a esa administración (el 44 por ciento de la recaudación propia que en septiembre sumó 342 millones de pesos).

Como primer resultado, el municipio detectó diferencias de bases imponibles en 8.250 casos (15 por ciento del total que tributa), brechas entre lo tributado por un mismo actor a las diferentes jurisdicciones que hacen presuponer evasión. Las autoridades precisaron que hoy el grupo bajo examen suma 9 mil contribuyentes.

“Haremos operativos por rubro, hace tiempo que no se hacen. Son para verificar las bases imponibles por áreas de actividad, porque lo que notamos no es morosidad, sino desaceleración en las bases. Es claro que parte de eso se debe a una significativa recesión económica, pero también camufla evasión”, adelantó Mónica Ferla, subsecretaria de Recursos Tributarios, aludiendo a una de las medidas centrales en las que avanzarán. 

Ferla también contó que, en relación a otras tasas, se avanzará con el primer remate de un inmueble en deuda, se despacharán intimaciones a deudores de Inmuebles y Automotores por más de 200 millones de pesos, y comenzarán los envíos al Veraz (ver aparte). Además, confirmó el remate de una playa de estacionamiento de la zona céntrica. “Y van a haber más”, adelantó la funcionaria, en el marco de las medidas para potenciar a la Dirección de Inteligencia Fiscal para apuntalar la recaudación.

Los más grandes. Los operativos, que se realizarán este mes y en noviembre, harán foco en los comercios y empresas de mayor envergadura. “Vamos a barrer ese segmento de contribuyentes, por rubro de actividad. Se trata de una verificación rápida sobre la facturación, para ver qué pasa: si hay una verdadera distorsión de las bases o hay evasión”, explicó Ferla.

Por otra parte, anunció que se profundizarán las medidas con los deudores. “Saldremos a clausurar a los de tipo 3 y 4 con más de tres periodos adeudados y que ya fueron intimados”, aseguró. Las categorías 3 y 4 incluyen 2.900 empresas tipificadas como “grandes contribuyentes”, que tributan más de 4 mil pesos por mes (tipo 3), y un nicho de 1.100 “contribuyentes de interés fiscal”(tipo 4): firmas que están por dar el salto a convertirse en grandes, con una tributación que va de los 2.500 a los 3.000 pesos mensuales. 

Además del “scaneo” en detalle al que ahora lo someterá el municipio capitalino, este universo es habitualmente seguido de cerca. Aunque se trata de una pequeña porción numérica del total de cuentas, en realidad aporta el 93 por ciento de la recaudación total de esa tasa comunal. “El cumplimiento promedio en los grandes llega al 97 por ciento, y en los tipo 4 está en el 85 por ciento. Como se ve no hay morosidad ni stock de deuda por reclamar”, apuntó Ferla, admitiendo que esta situación es la que preocupa porque no abre caminos a explorar para elevar la recaudación. “Sólo queda recuperar la deuda que no se ve, la evasión. Pasa, que esa tarea no es rápida”. En ese sentido van los citados operativos.

Un clásico: los “anticipos”. Desde el municipio confirmaron que otra medida que seguramente se tomará es solicitar a los grandes contribuyentes de Comercio e Industria que adelanten el pago de tasas sobre el cierre del año. 

“Es casi seguro que se hará, hace varios años que se pide. Generalmente se solicita sobre lo declarado en octubre, que es el último mes cerrado completo. Se abonará en enero y lo descontaremos en febrero y marzo”, precisó Ferla, señalando que ayuda a afrontar los meses más difíciles en materia de gastos para el municipio.

Intimaciones por autos e inmuebles. “Hemos mandado 16.000 intimaciones para contribuyentes de alta capacidad: 12 mil de Inmuebles, por 103 millones de pesos, y 4 mil de autos por 23 millones de pesos”, indicó Mónica Ferla. “También enviamos 90 mil intimaciones con cupón de pago, por deudas chicas y correspondientes a 2014, por un total de 68 millones de pesos”, agregó la funcionaria.

En cuanto al tan temido Veraz, de los 5 mil contribuyentes morosos iniciales, se estima que unos 3.500 serán finalmente pasados al registro, ya que una parte se ha puesto al día con la deuda. “Estamos ultimando la lista”, reconoció Ferla.

 

Asimismo, la funcionaria confirmó que ya se decidió el primer remate por deuda de inmobiliario: será una cochera en zona céntrica. Las propiedades llegan a esta instancia luego de completar todo el proceso de reclamo judicial de la deuda, y de que el municipio obtenga sentencia firme a su favor. 

Hay preocupación por cómo cerrará el año. Hace tiempo que en boca de sus máximas autoridades –incluido el Gobernador José Manuel de la Sota– la Provincia abrió un panorama de “luces amarillas” en materia de ingresos, y habló de “preocupación” por un segundo semestre complicado debido al combo “recesión y baja recaudación”. En el municipio, aseguran que la percepción y la preocupación son idénticas. 

Para ambos fiscos, la merma en la actividad económica se viene sintiendo especialmente en forma creciente en las recaudaciones de los tributos que la gravan: Ingresos Brutos (Provincia) y Comercio e Industria (municipio). En ambos casos, el crecimiento respecto de los valores de 2013 se viene desacelerando, y perdiendo cuerpos respecto del nivel de inflación. En el caso del municipio, esto resulta más preocupante debido a la gravitación que esa tasa tiene en las finanzas: es la que más recauda entre los tributos propios (44 por ciento) y, a contramano de la Provincia, son los ingresos propios y no los coparticipados los que más nutren su caja: significan un 68 por ciento. 

A la vez, el gasto salarial en la comuna se lleva más del 60 por ciento de los ingresos, una cuota muy superior a la registrada en la Provincia (en torno al 50 por ciento).

Diez "contribuyentes recaudadores". El municipio reveló que planea nominar a 10 grandes contribuyentes de Comercio e Industria como agentes de retención y percepción. Se trata de grandes contribuyentes con buen cumplimiento fiscal, designados para recaudar esa tasa a sus proveedores y girarla al municipio. “En la Provincia este sistema funciona muy bien: Rentas tiene 1.500 agentes nominados”; explicaron las autoridades.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo