?>
Córdoba

La Municipalidad admite que no funcionan procesos clave en Bajo Grande en el decreto de emergencia

Además, instruye a monitorear cómo se afecta la población y las tareas productivas aguas abajo en el Suquía.

El decreto que reinstauró la emergencia ambiental por 180 días en el Establecimiento Depurador de Aguas Residuales (Edar) de Bajo Grande afirma lo que los funcionarios municipales niegan o relativizan: hay fuertes deficiencias en procesos clave para el tratamiento de líquidos cloacales y hay sospechas de contaminación aguas abajo.

El texto del decreto, publicado el 24, plantea la necesidad de declarar la emergencia para "adoptar medidas de emergencia ambiental y sanitaria para proseguir con el programa de mantenimiento y el plan de mitigación".

La emergencia surge luego de una serie de denuncias de los empleados y de concejales opositores, relativizadas por funcionarios municipales que atribuyeron, unas a pedidos gremiales de incorporación de hijos de empleados a la planta de personal; las otras a avidez política.

Análisis del laboratorio de la misma Edar, difundidos por el diario La Voz del Interior, demostraron que se tiraban al río materiales con poco o nulo tratamiento, con parámetros de presencia de contaminantes muy por encima de los rangos permitidos. La Municipalidad también relativizó esos estudios, sin ofrecer análisis propios de contraste.

En concreto, en el decreto de emergencia el intendente Ramón Mestre instruye a sus funcionarios a garantizar el armado de los canales desarenadores 1 y 2, ,la limpieza del percolador secundario 4 y de los otros percoladores, la puesta en funcionamiento de la planta de tratamiento de barros y la dosificación estable y sin cortes de cloro, para evitar que se vuelquen líquidos en crudo al Suquía. Estos son algunos de los elementos de la planta que los empleados denunciaron que no funcionan o lo hacen muy deficientemente.

Las instrucciones de Mestre, empero, no van dirigidas apenas a quienes deben ocuparse de reparar las máquinas de la Edar: pide que se actualice el registro de familias con huertas y cría de animales aguas abajo y que se garantice la provisión de agua en bloque; indica que se monitoree la evolución de enfermedades potencialmente asociadas a la contaminación como hepatitis, diarrea, meningoencefalitis y otras; ordena que se patrulle el río y se advierta del riesgo de contaminación y establece la obligación de análisis trimestrales físicos, químicos y bacteriológicos sobre el agua de perforaciones y redes de distribución, para tomar nota de una potencial contaminación de napas.

A su vez, para tener datos propios fiables, el decreto ordena hacer un monitoreo quincenal con tomas de muestras 600 metros aguas arriba de la planta y a 1.000 a 1.500 metros aguas abajo, analizando todos los parámetros de potencial contaminación.

El decreto, publicado el 24, no fue accesible hasta este miércoles en la página oficial del digesto municipal. Se veía sólo el título y esto llevó a que varios concejales se quejaran por el ocultamiento de la información.

Aquí, el texto del decreto completo:

DEC_1292 by Ary Garbovetzky on Scribd

Sumate a la conversación
Seguí leyendo