?>
Córdoba

La explosión demográfica en Sierras Chicas

El departamento Colón es el de mayor crecimiento poblacional en las últimas décadas, explosión demográfica que careció de planificación urbana.

Las Sierras Chicas se agrandaron un 50 por ciento en cantidad de habitantes en los últimos 19 años, según los datos de los últimos censos nacionales. Si hubo “medio siglo de falta de planificación”, como admitió el gobernador Juan Schiaretti tras las nueva tormenta que asoló a la zona días atrás, esta escasa previsión se multiplicó desde 2001, cuando se aceleró el éxodo hacia las ciudades más cercanas a la Capital del departamento Colón.

En este departamento, del cual son parte las localidades de Mendiolaza, Río Ceballos, Unquillo y Villa Allende, entre otras, la población creció un casi 80 por ciento respecto de 1991 cuando eran 125.402 habitantes. Para 2010, ya sumaban 225.151 habitantes. Vale decir, 79,5 por ciento más de habitantes en los últimos dos décadas.

Si punteamos ciudad por ciudad, es todavía más gráfica la explosión demográfica. Mendiolaza, en 1991, tenía apenas 1.536 habitantes y para 2010 su población había crecido hasta 10.317 personas. Villa Allende, en aquel entonces tenía 16.025 habitantes, mientras que en 2010 contaba con 29.374. En Unquillo el crecimiento poblacional fue del 58 por ciento: paso de 11.693 a 18.483 vecinos en 20 años. Río Ceballos, en tanto, pasó de 12.802 a 20.242 habitantes en el mismo lapso de tiempo.

Y sigue creciendo. El caso de Mendiolaza es el más llamativo. Durante 2015 fueron aprobados 276 nuevos planos de viviendas, según informaron desde el área de Obras Privadas de ese municipio.

Para tener un parámetro, en la ciudad de Córdoba el crecimiento de viviendas entre 2001 y 2010 fue de un 33 por ciento en 10 años, mientras que Mendiolaza, en el mismo período, creció 188 por ciento. De hecho, fue la localidad que más creció año por año en las Sierras Chicas.
En Río Ceballos, durante 2015, se presentaron 262 planos aprobados por la Municipalidad, lo que explica el incesante crecimiento poblacional.

Sin casa, sin trabajo y sin respuestas. Juan Carlos Mathiu vivía en barrio Loza, de Río Ceballos. En febrero de 2015, la lluvia se llevó su casa, sus herramientas y su fuente de ingresos. “La lluvia me dejó sin nada, hoy no tengo casa, no tengo trabajo y estoy enfermo. Yo trabajé de albañil toda mi vida, la inundación se llevó todas mis herramientas y no puedo trabajar”, se lamenta Juan Carlos.

Juan Carlos, con las casas que les prometieron, todavía en veremos.

Siete son las familias de Río Ceballos que perdieron su casa y fueron alojadas en el Hotel 18 de Marzo, temporalmente. El Gobierno provincial les prometió construir nuevas casas, que iban a ser entregadas en diciembre de 2015. Las casas aún no están listas y se inundaron con las últimas lluvias. Hoy estas familias alquilan a la espera de que sus casas estén listas. “El Gobierno me da un cheque por 2.800 pesos por mes para pagar el alquiler. El dueño me cobra 50 pesos por día, por la mora en el pago y ahora me subieron el alquiler un 15 por ciento. El Gobierno no me reconoce la diferencia, ni los impuestos”, denuncia Juan Carlos.

El ex gobernador José Manuel de la Sota prometió un subsidio de 8.000 pesos para reponer las pérdidas materiales, que al día de hoy no recibieron. “Sólo nos dieron un kit con una heladera, una mesita, cuatro sillas y un lavarropas”, comenta el hombre.

En febrero de 2015 la inundación también afectó a su hija, que vivía al lado. Perdió sus animales, el auto, los muebles, la casa y su tranquilidad. “Mis nietos se salvaron porque los subimos al techo, estábamos los cuatro tapados con una frazada debajo de una chapa, viendo como el agua se llevaba todas nuestras cosas. Cada vez que llueve mis nietos tienen miedo, quedaron muy afectados”, recuerda.

Desde Ministerio de Desarrollo Social se comprometieron a pagar el alquiler hasta que las casas estén listas. En caso de que haya aumento en el contrato de alquiler, se contempla esa diferencia. Y queda actualizada la cifra. El damnificado debe acercarse al ministerio, presentar el contrato de alquiler, el certificado de domicilio y DNI.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo