?>
Córdoba

La excárcel de barrio San Martín, el proyecto oficial: un parque y un centro cultural

Ante la queja de los vecinos respecto del abandono de ese lugar, cuáles son los planes de la Provincia.

El gobernador Juan Schiaretti presentó en marzo pasado el proyecto de la Provincia para la cárcel.

Prevén construir un parque urbano, un centro cultural, un auditorio a cielo abierto y un espacio para la memoria.

La última noticia oficial fue en agosto pasado, cuando se comunicaron las seis empresas que se habían presentado a la licitación para la demolición parcial de la cárcel.

Éstas fueron: Tetra SRL, Scala Empresa Constructora SRL, Michelotti e Hijos SRL, Federico Pablo Augusto, Ceres SRL, y Benedetti Diego Martín.

El costo de los trabajos ascendía a 8,9 millones de pesos.

Ante la consulta de Día a Día, en la Secretaría de Arquitectura de la Provincia respondieron que para avanzar, están esperando el dictamen de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos sobre el proyecto.

Demoler una parte. El plan del Gobierno es demoler un sector y conservar la capilla y los espacios relacionados con la memoria de los crímenes de la última dictadura militar.

La superficie cubierta actual de es 28.669 metros cuadrados, de cuales se demolería el 43 por ciento (12.337 m2).

Se conservarían los pabellones 6, 8, 13 y 14, donde se construirá un centro de interpretación de la historia de la penitenciaría.

En el sector donde se ubica la capilla y el panóptico (lugar de visualización panorámica de todos los pabellones) se hará un centro cultural y un auditorio a cielo abierto con libre acceso. Y se contempla la creación de un parque urbano para los vecinos.

El 12 de mayo pasado, el juez federal Miguel Hugo Vaca Narvaja había ordenado no demoler el edificio, a raíz de un recurso de amparo presentado por Miguel Baronetto. 

Eso ocurrió luego de que el entonces gobernador José Manuel de la Sota anunciara la demolición total para hacer un espacio verde. En ese contexto, el objetivo de la medida judicial era impedir que se destruyeran posibles pruebas para causas por delitos de lesa humanidad.

Otro recurso de amparo fue presentado a los 10 días. En él, se solicitaba no demoler por razones de patrimonio histórico.

Luego de esos episodios, la Provincia cambió su proyecto y planteó uno nuevo, con la participación de organismos de derechos humanos e instituciones vinculadas al patrimonio histórico.

El juez Vaca Narvaja informó que ya no pesa ninguna restricción sobre el edificio y que la Provincia puede avanzar con su proyecto.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo