?>
Córdoba

La emotiva carta a Paola Acosta de los feriantes del Parque Las Heras

Fue leída en el homenaje que se le hizo este domingo a la mujer víctima de un femicidio y que fue encontrada junto con su hija, Martina, en una alcantarilla. El texto completo y el video. Mirá.

Este domingo, los feriantes del Parque Las Heras decidieron homenajear a Paola Acosta, la mujer que fue asesinada y arrojada en una alcantarilla en Córdoba junto con su pequeña Martina, quien finalmente sobrevivió a tan atroz ataque.

Lo hicieron plantando cuatro árboles que reflejan no sólo a Paola y Martina, sino también a los otros dos hijos de la mujer.

Allí, se leyó una emotiva carta hecha por los feriantes para Paola. A continuación, te transmitimos completo, el emotivo texto. 

Carta a Paola

Este acto a Paola y sus hijos representa a todas las mujeres que luchan día a día de diferentes formas, desde distintos lugares para proteger a su familia y a sus hijos

Hombres, aprendamos a valorar las mujeres, Mujeres, no desvaloricen lo que son y el don de dar la vida que se les dio. Hombres, tratemos a las mujeres como un vaso frágil, dignifiquémoslas. Mujeres, sean dignas, vivan con dignidad, en abundacia o escasez, pero con dignidad.

No olvidemos lo que ocurrió, que el tiempo no enfríe nuestra convicción. Vivamos cada día siendo ejemplos de justicia, de transparencia y de honestidad. Sólo eso hará de nuestro mundo un lugar mejor. Hoy, domingo 26, en el Parque Las Heras, plantaremos 4 árboles en homenaje a Paola Acosta y sus tres hijos.

Una mujer que peleaba los derechos que les correspondían a sus hijos. Por lo que era justo. ¿Cuántas mujeres solas se animan a reclamar lo justo? Ella daba la vida por sus hijos.

Esto, lo organizamos desde nuestro lugar de feriantes, manteros, con participación de gente que no vende, con la ayuda de muchas personas que nunca compraron la ropa usada, con la ayuda de muchas personas que no conocen el por qué muchas veces una persona termina yendo a la plaza a ganarse el pan diario vendiendo ropa nueva, calzado y prendas customizadas o ropa usada.

Paola Acosta supo lo que es tirar una manta al piso, y vender ropa de esa forma. Supo que puede causar vergüenza al principio, pero que cuando tenemos hijos que cuidar y alimentar, nada importa, y que es mejor lucharla de esta forma, vendiendo un día muy bien, otros lo justo para pagar el colectivo de regreso a casa y otras simplemente emprender el regreso a casa caminando.

También supo lo que es mirar a la manta vecina y desear esos mates que se están tomando. Y habrá aprendido, como muchos, a pedir con el pensamiento que le ofrezcan uno...y así recibir uno. Luego sentarse, charlar un poco de esto de lo otro, y al rato, sentir esa linda sensación de que una amistad está surgiendo con una persona que se las rebusca igual que uno.

Madre de dos príncipes y una princesa nunca dudó en ponerse como ejemplo de que no hace falta engañar o salir a robar para "poder vivir bien". Porque vivir bien, no sólo es vivir sin que te falte nada, o en la abundancia. Vivir bien es ser un ejemplo, es dar esperanza, y no perderla, es luchar dignamente, es ser coherente en tu actuar, creer en lo que es justo, confiar en que todo va a mejorar, enseñar a amar.

Haber vivido bien es haber sido ejemplo de lucha por lo que es justo para sus hijos. Es haber dado tanta seguridad y tan intenso amor en el momento justo a quienes la rodeaban, entre ellas a Martina. Que cuando a Pao le tocó estar con su princesa en esa alcantarilla, no importó que ese lugar fuera oscuro y frío, solitario y sucio.

Nuestra princesita no se movería de su lado, permanecería junto con ella, aunque no hubiera aliento, aunque todo fuera quietud. Porque aunque el frío de la piel se hizo más intenso cada hora que pasaba, el calor del amor y la segurida de estar protegida junto a su mami dio vida y aliento, esperanza y salvación a Martina.

Algunos dirán que es demasiada imaginación, superstición o demasiada fe en Dios, no se.

Pero no puede dejar de pensar que de alguna forma milagrosa y con lan intervención de Dios el cuerpo frío de Paola le dio calor a Martina, que los labios quietos de Pao le hablaron a Martina todas esas horas. Que los brazos inmóviles de esa mamá abrazaron a su hija hasta que el llanto de Martina fue escuchado, hasta que ellas dos fueron encontradas.

 

 

 

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo