?>
Córdoba

El juicio de Ituzaingó llegaría al 20 de junio

Arrancó el histórico proceso judicial en materia ambiental. Ayer, declaró un testigo, Medardo Ávila Vázquez, y hoy es el turno de Sofía Gatica.

Comenzó un juicio muy esperado por una causa que un grupo de mujeres que se hicieron llamar “Las Madres de Ituzaingó” luchó por mucho tiempo. Vieron cómo morían sus seres queridos, la desesperación las empujó a la búsqueda de una respuesta y la realidad les devolvió arsénico, plomo, PCB, endosulfán y glifosato, sustancias cancerígenas, que provocan malformaciones, que dañan a la salud.

De todo el aparente cóctel letal que durante años contaminó a Ituzaingó Anexo, lo que intenta determinar este juicio es que, si habiendo una prohibición para realizar fumigaciones cerca de las viviendas de los vecinos, dos productores (Francisco Rafael Parra y Jorge Alberto Gabrielli) y un aeroaplicador (Jorge Pancello) efectivamente echaron veneno sobre el barrio el primero de febrero de 2008.

El inicio del juicio estaba planificado para las 9.30 pero se demoró. Después que se le leyeran las acusaciones a los procesados, lo primero que hizo la defensa de los productores fue pedir la ilegitimidad de Medardo Ávila Vázquez, ex subsecretario de Salud del municipio en el año 2008, como querellante particular en la causa por entender que ya no está más en funciones.


El pedido fue rechazado por el Tribunal de la Cámara argumentando que fue presentado fuera de tiempo y se siguió adelante con el proceso.


Los tres acusados se abstuvieron de declarar, y Pancello (el aeroaplicador) pidió que se le tomara como testimonio lo que había declarado durante la instrucción, en donde aseguró que no conoce a los otros acusados y que el día en el que se lo acusa de haber fumigado sobre Ituzaingó Anexo estaba trabajando en la
provincia.


Después, fue llamado al estrado Medardo Ávila Vázquez. En el testimonio, el médico contó cómo conoció a las Madres de Ituzaingó y las preguntas de la defensa y el tribunal fueron llevando la declaración a una extensa exposición técnica sobre los contaminantes que están presentes en el barrio y sus consecuencias en la salud de las personas.


Entre otras cosas, Ávila Vázquez indicó que en octubre del 2008 los productores acusados lo fueron a ver a la Municipalidad con la intención de seguir fumigando en las tierras colindantes al barrio y que nunca se presentó la libreta sanitaria de los trabajos.


Cuando estaba terminando la declaración, que duró cerca de tres horas, sorprendió a toda la sala el pedido de Juan Manuel Aráoz, defensor de Parra, que solicitó se incluyera como prueba un estudio que la parte le solicitó a una consultara de la ciudad, en el que supuestamente se afirma que existen los mismos niveles de endosulfán en campo del productor que en el Parque Sarmiento. El abogado le pidió el trabajo a la consultora Galatea Group, y asegura que fue concluido la semana pasada.


Hoy, a las 10.30, se reanuda el juicio, y lo primero que tiene que deliberar el Tribunal es si acepta el estudio como prueba. Además, declarará Sofía Gatica, referente del grupo Madres de Ituzaingó.

Dos carpas y vigilia durante dos semanas
En Tribunales II se desarrolla el juicio por las presuntas fumigaciones en barrio Ituzaingó Anexo. Afuera, en la calle Artigas, organizaciones ambientales armaron dos grandes carpas y ahí se van a quedar, noche y día, hasta que termine todo. 

“Es el día esperado y queremos Justicia, son 12 años de lucha, tratando de hacernos escuchar. Se pusieron muchas trabas para esto, se ha querido ocultar información pero todo va a salir a la luz”, asegura Sofía Gatica, del grupo de Madres de Ituzaingó, muy tranquila, sentada en el cordón de la vereda.

Ayer, en la carpa se hizo una locreada y pasaron por ahí varios referentes de la política local, como Luis “Bitín” Baronetto, Liliana Olivero, Cecilia Merchán y Carlos Vicente.


También llegaron al lugar personas de distintos puntos del país. “Es gente que le pasa lo mismo que a barrio Ituzaingó, por eso esto es de todos”, aseguró Gatica. Al inicio de la jornada hubo problemas porque los manifestantes quisieron instalar las carpas cerca de las escalinatas de Tribunales II, pero no los dejaron y no hubo mayores inconvenientes.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo