?>
Córdoba

Juárez Celman va camino al reclamo

Por la inundación, el intendente apunta a un canal de desagüe cuyo mantenimiento corresponde a Caminos de las Sierras.

Jorge Cortéz, intendente de Juárez Celman, ocupó la jornada de ayer en el relevamiento de las 136 familias afectadas y en la cuantificación de los daños por la tormenta del martes, “la más intensa que se recuerde por los 209 milímetros de precipitaciones”, según precisó. Y consideró que gran parte del agua que anegó la población desbordó de un canal de desagüe cuyo mantenimiento es responsabilidad de la empresa Caminos de las Sierras.

Se trata de un canal con lecho de tierra que va paralelo a la variante Juárez Celman, en la ruta 9 Norte y perteneciente a la RAC. Según Cortéz, perdió unos 80 centímetros de profundidad por la acumulación de desperdicios y ante la fuerte lluvia se rebalsó, por lo que el agua cubrió la calzada y llegó a la zona poblada causando destrozos.

Por tal motivo, el intendente realizará en las próximas horas una presentación en el Ministerio de Obras Públicas y en el Ersep para que Caminos de las Sierras encare las tareas necesarias en el canal.

“Es la medida a corto plazo que vamos a tomar. La otra es terminar de formar una mesa técnica con los intendentes de la zona y de las localidades de Sierras Chicas, y llevar propuestas a la Subsecretaría de Recursos Hídricos para que realicen un saneamiento de la cuenca que nos afecta y también las obras que frenen este tipo de inundaciones”, adelantó Cortéz.

Las poblaciones que formalizarán el planteo son Juárez Celman, General Paz, Colonia Tirolesa, Malvinas Argentinas, Mendiolaza, Unquillo, Salsipuedes y Villa Allende; todas ubicadas al norte de la capital cordobesa y afectadas por la misma cuenca. Ya ocurrió el 18 de diciembre pasado, cuando la correntada atravesó Villa Allende e inundó los barrios del norte de la ciudad (16 de Noviembre, Uocra, 9 de Julio, Argüello, etc...). 

“Sabemos que no son soluciones inmediatas, pero con tiempo se puede estudiar el proyecto de lagunas de retardo que se hizo para las Sierras Chicas, o sistematizar la absorsión de los campos. Lo que queremos es que a fin de año, en la próxima estación lluviosa, no nos  pase lo mismo”, añadió Cortéz.

Para completar, señaló que la falta de mantenimiento del canal por parte de la RAC es sólo lo uno de los factores que provocaron la inundación. Los otros son la deforestación desmedida y el cultivo intensivo de soja, que le quitaron al suelo capacidad de filtración.

De regreso. Las 43 personas que fueron trasladadas el martes desde Juárez Celman y General Paz hasta el CPC de Guinazú, volvieron a sus hogares ayer por la tarde y ya no quedan evacuados por la tormenta. 

Las 136 familas damnificadas serán recibidas desde hoy en el Ministerio de Desarrollo Social, que les brindará asistencia.

De todos modos, el agua dejó secuelas. En Juárez Celman ingresó en 300 viviendas, dañando seriamente a la mitad y anegó tres escuelas y el edificio de la municipalidad. Muchas de las calles de la localidad quedaron deterioradas, incluso con el pavimento levantado, y sólo en materiales la reparación costará unos 200 mil pesos. El Gobierno provincial comprometió su ayuda con el envío de maquinaria.

Cabe recordar que Juárez Celman ya había sido afectada por una fuerte tormenta el pasado 23 de diciembre, cuando se registraron 150 milímetros caídos y el agua llegó hasta Guiñazú, anegando el centro del barrio.

Son muchos los factores además del climático
El secretario de Gobierno de la Municipalidad, Guillermo Luque, planteó nuevamente que falta infraestructura para evitar las inundaciones en barrios del norte de la capital.

“No hay que subestimar la cantidad de agua caída, porque en algunos lugares fue de más de 150 milímetros en pocas horas, pero también es cierto que la ciudad cambió mucho en los últimos años y surgieron nuevos problemas”, remarcó el funcionario.

El martes había reiterado que las corrientes de agua que anegan ese sector provienen desde Villa Allende. “No digo que sea por culpa de los countries. Puede ser también a causa de otras urbanizaciones, incluso barrios populares en lugares donde no deben estar”, subrayó.

Luque también recordó que “hace pocos días se desbordó El Tropezón por agua que venía por la ruta desde la zona del Tercer Cuerpo de Ejército, donde ahora hay plantaciones de soja. Y eran correntadas de más de medio metro de altura”.
 
A casa. Ayer por la tarde volvieron a sus hogares las 23 personas, entre ellas 16 niños, que habían sido evacuadas el martes en Argüello y pasaron la noche en el centro vecinal de Los Boulevares.
.................................................

Guiñazú y el Chaparral: El aguacero juntó dos protestas en Juan B. Justo
Desde temprano, y apenas bajó el agua, los vecinos de los barrios Guiñazú y El Chaparral salieron a cortar la calle Juan B. Justo al 8.800 para pedir a las autoridades del municipio y la Provincia soluciones para el día después de la tormenta.

Los de Guiñazú y Recreo del Norte, otro barrio de la zona, encolumnados por Matías Luna, del centro vecinal, reclamaron  por desagües en la zona, ya que aseguran que cada vez que llueve se inundan.

“Pusieron el asfalto en las calles y eso empeoró la situación, ya que antes por lo menos el agua se absorbía en la tierra. Ahora corre en el asfalto. Necesitamos desagües”, enfatizó Luna.

Mientras, los vecinos de El Chaparral reclamaban por viviendas. “Estamos en zona de mallines y cuando llueve se nos hacen huecos en las casas. Necesitamos otro lugar para vivir”, reclamó Carmen López, una vecina afectada por las lluvias.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo