?>
Córdoba

En Inaudi, la oscuridad es insoportable

Es uno de los barrios que estuvo toda la semana sin energía por la tormenta. Los vecinos la pasaron muy mal.

“No hay paso si no hay solución”, la fase está garabateada en un pedazo de cartón que está enroscado entre las ramas de uno de los cientos de árboles que el lunes pasado cayeron por el feroz temporal que se abalanzó en la ciudad. El cartel formó parte de las movilizaciones espontáneas que se dieron el jueves para pedir que la Epec restituya el servicio de energía. Está en barrio Inaudi, sobre la calle Nívoli, donde desde el lunes no hay luz y, hasta anoche, no había vuelto.

Los vecinos vivieron una semana para el olvido. Las noches oscuras acompañadas por tenues luces de velas lejos están del romanticismo, más bien están próximas al miedo por los ruidos que se escuchan en las calles, por los robos de cables que los vecinos denuncian que se dan en la oscuridad.

La circunstancia hizo que la zona se fuera desabasteciendo. Los almacenes y quioscos del barrio vendieron más velas y pilas que en toda su historia, hasta el punto que ya nada de eso se consigue en Inaudi. En la zona hay un súper que alquiló un generador donde se venden las candelas, pero los vecinos dicen que se entregan sólo dos paquetes por cliente y que de dos pesos, el pack se fue a seis.

Paula, vecina de Inaudi y dueña del autoservicio Luna, volvió de vacaciones de Brasil el mismo lunes de la tormenta y está “recaliente” con la situación: “No perdí mucha plata porque no tenía mercadería para frío porque recién volvía, pero me tendría que haber quedado allá. Al negocio lo cierro temprano y las 10 de la noche ya estoy durmiendo porque sin luz no se puede hacer nada”.

Mirta Rodríguez, una vecina más del sector, cuenta que ya se le acabaron hasta las velas de Navidad. El día de la tormenta, el agua le entró a su casa y en la puerta tiene montañas con restos de árboles que sucumbieron ante el temporal.

“De noche casi no dormimos por el miedo de que en tremenda oscuridad nos asalten. Estamos todos atentos para cuidarnos. Tuve que tirar todo lo que tenía en la heladera, es insoportable vivir así”, asegura la mujer.

En las veredas también se ven postes endebles, casi a punto de caer. Encajada en un cordón cuneta y sostenida por los cables, una columna de madera que los vecinos dicen que es de Telecom, espera su “viento” de gracia para desplomarse sobre el asfalto.

“Al barrio lo limpiamos entre los vecinos. La Municipalidad y Epec ni aparecieron por acá. Nosotros agarramos nuestras motosierras y nos pusimos a ordenar el desastre que había quedado. Ahora tienen que venir y levantar esto pero ni se acercan”, se queja con las venas de la frente hinchadas Alfredo Villalba, un verdulero del barrio.

Inaudi pasó una semana sin luz, en la que los vecinos de este barrio del sur se sintieron completamente abandonados, por eso el jueves se agotó la paciencia y recurrieron al corte.

“No me gusta que se hagan estas cosas, porque al final nos terminamos peleando entre vecinos y perdemos fuerza. La gente se quiere hacer escuchar porque no ve que lleguen las soluciones, pero me parece que ese no es el camino”, opina Mirta. 

Velas y pilas agotadas. En los almacenes del barrio ya no se consiguen velas y pilas por la gran demanda de los vecinos. La gente dice que en un super del sector las velas subieron de precio y sólo venden dos paquetes por cliente.

Mirta Rodríguez, Vecina del barrio. "No me gusta para nada que los vecinos realicen cortes de calles porque, al final, nos terminamos peleando entre nosotros y perdemos mucha fuerza. A la gente no le queda otra y se hace escuchar porque no llegan nunca las soluciones".

Alfredo Villalba, Comerciante. "Por el corte de luz yo ya perdí como tres mil pesos en mercadería del negocio y estoy seguro que nadie me los va a devolver. Al barrio lo limpiamos entre los vecinos, nosotros mismos. ¿La Municipalidad? ¿Epec? Todavía ni aparecieron por acá".

Sumate a la conversación
Seguí leyendo