?>
Córdoba

Grido: investigarán a los franquiciados

Para la Justicia, hay un millar de comerciantes cómplices de la megaestafa de $ 200 millones. Los dueños, a Bouwer.

Más de un millar de comerciantes cordobeses y de otras provincias seguramente están por estas horas contactando a sus abogados de confianza. Es que la Justicia Federal adelantó ayer que investigará la participación y responsabilidad de buena parte de los casi 1.100 franquiciados de la cadena de heladerías Grido, acusada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) de haber estafado al fisco en 200 millones de pesos.

“Es muy probable que muchos de los franquiciados sean investigados, ya que los hechos que se investigan no hubieran sido posibles sin su participación”, dijo el fiscal federal Enrique Senestrari, quien está a cargo de la megacausa que, hasta ahora, tiene a los tres más altos directivos de Helacor SA en calidad de detenidos: Oscar Santiago y sus hijos Sebastián y Lucas. Los tres son acusados de infracción a la ley tributaria por evasión de impuestos y asociación ilícita.

La maniobra. Según la Afip, las maniobras desarrolladas en el seno de la firma tendían “a evitar fraudulentamente el pago de impuestos” mediante la comercialización marginal de helados a gran escala a través de un sistema ideado, implementado, ejecutado y controlado por los directivos llamado “operaciones W”, en el que estarían implicados contadores y abogados cercanos a la empresa.

El fraude consistía en introducir la marca en nuevos mercados, instalando las primeras heladerías a nombre de personas o sociedades de confianza. Luego, se transfería el fondo de comercio, se fijaba el valor real en un boleto de compraventa, y se facturaba sólo el 10 por ciento del precio como valor llave, que está exento de IVA, a fin de evadir los impuestos.


De acuerdo a la Justicia, para poder llevar a cabo esta maniobra de evasión, habría sido necesaria la connivencia de centenares de franquiciados que participaron alentados por el descuento del 10 por ciento que realizaba la empresa por las “operaciones W”. Esa operatoria permitió que la mercadería “comprada en negro” sea luego vendida también marginalmente al consumidor final. Ello implicó un menor costo impositivo y, en consecuencia, una mayor rentabilidad para los franquiciados. La facturación anual de Grido es de 150 millones de pesos y se estima que las ventas en negro llegaron al 50 por ciento. “Es la primera vez que investigamos en Córdoba una presumible evasión impositiva de tal magnitud”, señaló Senestrari.


Qué dice la empresa. A través de un comunicado, Helacor señaló ayer que queda “a total disposición de las autoridades fiscales y judiciales para complementar cualquier información contable o de otra índole”. Asimismo, se aseguró que “la empresa sigue operando normalmente, continuando con la fabricación y venta de sus productos, como así también con los procesos de pago a proveedores y entidades bancarias”. El año pasado, la firma había deslizado que iba a ser objeto de una campaña de desprestigio a través de un operativo de la Afip.

Congelaron a los dueños
Oscar Santiago, y sus dos hijos, Sebastián y Lucas, son hasta el momento los únicos detenidos en esta causa. Los tres son los principales directivos de Helacor SA, y anoche iban a ser trasladados a la cárcel de Bouwer. 

“Ordené su detención porque se trata de personas que tienen la capacidad y la posibilidad de escapar de la Justicia. Si pudieron montar una gran estructura delictiva para engañar a la Afip, también podrían hacerlo con la Justicia”, dijo al respecto el fiscal Enrique Senestrari. En caso de ser declarados culpables, podrían recibir penas que van de los 5 a los 15 años de prisión por el concurso de varios delitos.

Aunque todavía no ordenó más detenciones, Senestrari no descartó imputar a otras personas en el marco de la investigación.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo