?>
Córdoba

El fuego alcanzó varias casas en Salsipuedes

Las llamas se metieron en una zona urbana. Una vivienda quedó en ruinas. Un hombre herido.

Los vecinos de Cerro del Sol le vieron la cara al fuego: el lunes al mediodía las llamas se acercaron hasta sus viviendas, y tuvieron que combatirlas con baldes de agua que sacaban desde tanques y piletas, porque los bomberos a esa hora no daban abasto en la provincia.

Cerro del Sol, en Salsipuedes, es un barrio rodeado por monte nativo. Al sur limita con el emprendimiento de Bugliotti, y al norte con El Pueblito. Como en toda la zona, la vegetación está totalmente seca y prendió enseguida. “El fuego apareció de golpe, como una bomba, no lo podíamos parar”, contó el abogado Carlos Martínez Cherini, con un balde de agua en la mano. Martínez, junto a su mujer y amigos, conformaban uno de los tantos grupos de vecinos que ayer recorrían la zona apagando los árboles que se habían convertido en brasas.

Pocos terrenos se salvaron, en la mayoría se notaba el paso del fuego por el pasto chamuscado. “Fue horrible: no podíamos respirar, no había aire, el fuego se acercaba y todos corrían”, contó Silvia, una mujer que está construyendo su casa y que vio como explotó una garrafa en el tráiler en el que dormían los fines de semana.

Los vecinos de Cerro del Sol consultados contaron que hubo dos casas quemadas. La familia Peralta no pudo salvar la suya. Su hogar –una pequeña casita en la cima de una loma, rodeada por espinillos secos– quedó reducida a un manojo de ladrillos calientes, chapas retorcidas y cenizas.

El matrimonio Peralta vivía en esa precaria edificación con sus tres hijos: dos varones y una nena. Cuando el fuego llegó a la casita, los muros se derrumbaron, el techo de chapa se cayó y explotó una garrafa. Uno de los varones resultó con quemaduras leves, según fuentes de la comuna. Además, un hombre que intentó apagar el fuego en el techo de su casa fue derivado al Instituto del Quemado.

Herido. Un hombre que intentó apagar el fuego en el techo de su casa fue derivado al Instituto del Quemado.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo