?>
Córdoba

Está muy dura la mano para una obra social

Un hombre de 71 con disfunción eréctil presentó un amparo para que le banquen un implante y seguir con su vida sexual. Cuesta más de $ 32 mil.

Un hombre de 71 años presentó ante la Justicia de Córdoba un recurso de amparo para que su obra social pague el costo de una cirugía que le solucionará su problema de disfunción eréctil derivado de una operación de próstata y una afección de curvatura en el pene.

El monto de la intervención (que incluye una intervención) costaría, como mínimo, 32 mil pesos.

El juez en lo Civil y Comercial de 32ª Nominación de la ciudad de Córdoba, Osvaldo Pereyra Esquivel, admitió formalmente el escrito de amparo esta semana, pero no resolvió aún la cuestión de fondo, lo que se resolvería en los próximos días.


El juez dictará las medidas de pruebas necesarias y le correrá vista a la obra social (cuyo nombre no trascendió) para que haga su descargo, antes de dictar o no la medida cautelar que ordene el pago de la prestación.


“Le impide la penetración”. José Javier Olmedo, especialista de la Fundación Urológica de Córdoba, describió la afección: “Este paciente tuvo una enfermedad en su pene, lo que le impide la penetración. Es un hombre de 71 años con un problema que le genera una curvatura. El tratamiento de la enfermedad consiste en no solamente corregir esa curvatura, sino también en colocar un implante para ayudar a que la cicatrización sea derecha”.

A pesar de su edad, el paciente tiene una vida social muy activa, lo que está plasmado en el pedido presentado ante la Justicia de la Provincia.


La disfunción sexual eréctil y, en general, los problemas de este tipo, no son considerados enfermedades y, por esto, las obras sociales no los toman como un problema, consideró Olmedo, quien en todo momento aclaró que no se trata de una cuestión meramente estética, sino de algo funcional.


“Espero que la disfunción sexual eréctil se comience a analizar como una patología, tal como sucedió con la obesidad o con la infertilidad”, apuntó el urólogo en relación con las recientes incorporaciones de esas afecciones al nomenclador obligatorio de las obras sociales.


“Los hombres no buscan tener esto. Salvo Daspu o Apross – que sí suelen cubrir estas cuestiones –, son muy pocas las obras sociales que se hacen cargo”, puntualizó.


La prótesis es un implante hidráulico inflable que es de origen importado que está sufriendo los mismos problemas para ingresar desde el exterior que el resto de los productos.


El dispositivo queda bajo la piel y su costo va desde los mil hasta los 15 mil dólares. La cirugía (sin la prótesis) cuesta entre 15 y 20 mil pesos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo