?>
Córdoba

Escuela Berrotarán con problemas edilicios: 1 A, hundido, hoy jugamos a la batalla naval

En la planta baja de la escuela Berrotarán de barrio Jardín, las paredes tienen grietas y los pisos se hunden.

Paradigma de la explosión inmobiliaria, barrio Jardín es uno de los sectores de la ciudad de Córdoba con mayor nivel de crecimiento e inversión en los últimos años. Galerías comerciales, un paquete country club y un complejo de viviendas con pileta y gimnasio incluido, todos fueron rodeando un sector históricamente relacionado con las carreras de caballos. 

Sin embargo en el barrio hay un edificio que involuciona: el de la primaria Nicolás Berrotarán. Desde 2009, alumnos y docentes tienen que lidiar con filtraciones en la cámara séptica. Los líquidos cloacales y posiblemente también los desagües pluviales provocaron el hundimiento del patio de la escuela. El sitio donde todos los días se le dice hola y adiós a la bandera.

“Todos los meses vemos que la cosa se pone peor. Cada vez tenemos más grietas en las paredes. La gente de Infraestructura de la Provincia nos dice que no nos alarmemos. Que no es grave. Pero nosotros estamos preocupados por la seguridad de nuestros hijos”, cuenta Carla, una de las mamás.


Hoy la mitad del patio de la planta baja está inhabilitado. También está clausurada una batería de baños y el aula donde tradicionalmente funcionó el Primer grado A. Como en el “1 A” de la batalla naval, el barco se viene en picada. Y los 30 estudiantes tuvieron que mudarse a un sector de la sala de computación. El espacio era utilizado para jornada extendida, que quedó recluida a la biblioteca de la planta baja.


Regalo de cumple. La escuela Nicolás Berrotarán está ubicada en la altura 1095 de la calle Elías Yofre, al centro sur de la ciudad de Córdoba. Hoy asisten 540 estudiantes diseminados en dos turnos. Una matrícula sustancialmente menor a la que había en 1909, fecha en la que se construyó el edificio escolar.

En sus comienzos, el colegio funcionaba en una pequeña casa de Villa Revol. Luego la matrícula fue creciendo con la asistencia de los hijos del personal que atendía las caballerizas del Jockey Club. Hoy recibe estudiantes de 21 barrios de la ciudad, estimulados por las variadas frecuencias de colectivos urbanos que tienen parada justo en frente de la escuela.


En el verano de 2009, en el 100º aniversario de la institución, el piso del patio de planta baja cedió por primera vez. Fue después de una intensa lluvia. “Nos dijeron que la cámara séptica era muy vieja. Que los caños eran de hierro y que estaban picados. La Provincia solucionó el problema y construyó un piso de hormigón. Pero este año nos dimos con nuevos hundimientos”, cuenta otra de las mamás.


En septiembre de este año comenzó a ceder una parte del patio. De esa fecha datan las primeras notas cursadas a la dirección de Infraestructura Escolar, del Ministerio de Educación provincial. En octubre, hubo grietas en las paredes del patio, los baños y aulas de la planta baja, incluida la del Primer grado A.


Recreo de a ratos. Un complejo plan de reingeniería fue puesto en marcha para lograr que todos los alumnos tengan una porción de recreo. Sólo puede usarse la mitad del patio. Por eso todos los estudiantes que cursan en planta baja de la escuela se turnan para salir al recreo: de 9 a 9.10 le toca a quinto grado. De 9.15 a 9.25, a cuarto. De 9.30 a 9.45, a tercero. A primero y segundo grado les toca en el pasillo ubicado sobre la calle Marcelo Garlot.

El equipo de maestras de la jornada escolar está abocado a organizar juegos para los más pequeños. La cuestión es que no se aburran en un espacio tan pequeño. Películas es una de las opciones que se baraja.


Antecedente. Esta escuela de barrio Jardín no es la única que sufre riesgo de desmoronamiento. En mayo de este año, los padres de la Atilio Argüello, de Parque República, tomaron el establecimiento para pedir que el Estado brinde una solución integral al problema. También las paredes del patio comenzaron a ceder. Lo vincularon con el terreno mallinoso de la zona. Por lo pronto en la Berrotarán los padres no implementarán mecanismos de protesta.

Fuentes del Ministerio de Educación provincial informaron que durante este fin de semana se realizará una prueba hidráulica en la escuela de barrio Jardín. Con resultados en mano, resolverán un plan de contingencia para evitar los desmoronamientos.


Una de las opciones es cubrir las paredes agrietadas con mediasombra. Y encarar el plan integral durante el verano.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo