?>
Córdoba

En secundaria rinden mejor en lengua y ciencias, pero no lograron repuntar en matemáticas

Los estudiantes cordobeses mejoraron el desempeño en tres años. Pero no con los números, donde seis de cada 10 alumnos no aprueba.

En tres años, los estudiantes cordobeses mejoraron su rendimiento en lengua y ciencias, pero no lograron repuntar en matemáticas. Seis de cada 10 alumnos terminan el secundario sin poder resolver situaciones problemáticas complejas y les cuesta mucho pensar en abstracto. Los datos se desprenden de las pruebas Aprender, difundidos ayer por el Ministerio de Educación de Córdoba. 

“Las matemáticas siguen siendo nuestra profunda debilidad –reconoció la secretaria de Educación de Córdoba, Delia Provinciali–. A los alumnos les cuesta mucho lograr un nivel de abstracción en el pensamiento y esto tiene que ver con los modos de enseñanza. Se da más prioridad al cómo resolver operaciones y no tanto al para qué”. 

Los resultados Aprender 2016 indican que el 60,7 por ciento de los alumnos de sexto año del secundario no alcanza un nivel de desempeño satisfactorio. Esto es: no pueden resolver operaciones matemáticas complejas (de varios pasos) o inferir datos no explícitos. 

De ellos, al 29 por ciento le falta muy poco (es decir, en una prueba se sacarían un 5). En tanto que el resto (31,7 por ciento) se encuentra por debajo del básico y sólo pueden resolver operaciones matemáticas simples. 

Esta es la única materia que no mejoró, en relación a los resultados del Operativo Nacional de Evaluación (ONE) 2013 que para las autoridades provinciales son comparables. En aquella oportunidad, el 59,5 por ciento estuvo por debajo del nivel satisfactorio. A nivel nacional, el porcentaje es mayor y alcanza al 70,2 por ciento. 

El escaso desempeño en matemáticas es un tema recurrente. ¿Qué se está haciendo para revertirlo? “En primaria, estamos mejorando la formación de los docentes con postgrados. Y en nivel medio, incorporamos las nuevas tecnologías como herramienta”, indicó Provinciali. 

En lengua, el 38,2 por ciento de los estudiantes que termina el secundario no llega a sacarse un seis. Esto es: no pueden interpretar y leer textos de mediana y alta complejidad. El porcentaje representa una mejora respecto al 2013, cuando el 47,3 por ciento de los alumnos no llegaba al satisfactorio. El promedio nacional de los que no llegan es del 46,4 por ciento. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo