?>
Córdoba

Los empleos caen por goteo

En la mayoría de los sectores comerciales, las contrataciones están frenadas. Por las bajas ventas, hay achicamiento y despidos “hormiga”.

Los últimos 12 meses no han sido buenos para la mayor parte de los rubros comerciales, los aumentos de precios, la suba de impuestos, las expectativas desfavorables en materia de empleo (que condicionan a los potenciales clientes) y, desde comienzos de 2014, la devaluación, conformaron un escenario complicado.

Al principio, cuando mes a mes se comenzó a advertir el descenso, los responsables de los comercios no hablaban de desvinculaciones. Sin embargo, ahora, el achicamiento aparece como imposible de evitar.

“No son despidos masivos, no son muchos empleados por sucursal, pero en nuestro rubro calculamos un achicamiento del 10 por ciento”, explicó a Día a Día Luis Méndez, titular de la Cámara de Comerciantes de Artefactos para el Hogar de Córdoba. “Ocurre en las grandes cadenas y también en las medianas, porque tienen una estructura que es difícil de sostener si no se vende o se vende menos”, agregó.

Según Méndez, en Córdoba, alguna cadena cerró una sucursal que ya no era rentable; otra se mudó a un local más chico; otra, donde había dos puntos de venta, los fusionaron en uno. Todos ejemplos de achicamiento que, indefectiblemente, se traducen en desprendimiento de gente.

Sin cambios. Una de las maneras de desligarse de empleados es la estrategia del “repositor ausente”, para usar un término propio de salón comercial. Es simple: trabajador que se va, trabajador que no se repone.

“Desde un tiempo a esta parte, todo empleado que por alguna razón renuncia, se desvincula o se termina algún contrato por un trabajo determinado, no se reemplaza”, describió José Luis Oberto, secretario gremial de la Junta Regional Córdoba del gremio de empleados de Comercio (Agec). “Hay un goteo que es permanente. No son despidos masivos, pero venimos advirtiendo el fenómeno”, agregó.

Rubén Martos, presidente de la Federación de Centros Comerciales de Córdoba (Fedecom), aporta otro ejemplo de recorte de recursos humanos: “Muchos comercios chicos, que determinados días puntuales o los fines de semana tenían más ventas, buscaban gente que ayudara al plantel fijo. Esto ahora no está ocurriendo”.

Ajuste general. La caída en las ventas en los comercios de casi todos los rubros se mantiene mes a mes, desde hace ya un año. El problema es que así como el año pasado se comparaba con un gran 2012, ahora la facturación viene en descenso respecto de “malos” meses del año pasado.

“El ajuste es general, y preocupa. Los números no cierran. Por eso hay comerciantes que se van de un importante lugar en la planta baja de un edificio, a un garaje en una casa que cuesta la mitad en alquiler. Casos así hay muchos”, describió Martos. “El tema es que sino no se puede subsistir, hay un límite, no se puede ajustar la rentabilidad para siempre”, agregó.

Para Méndez, uno de los grandes problemas es la carga impositiva, tanto de la Municipalidad, la Provincia y la Nación. “Cada vez más socavan los márgenes de ganancias”, dijo.

Para Oberto, la devaluación de enero fue clave, “porque achicó drásticamente el poder adquisitivo”. “Va a tomar como tres años poder recuperar lo perdido”, agregó.

Sin embargo, no quiere comparar este momento con el 2001/2002. “No tiene nada que ver con esa crisis, quizás es mucho más parecida a la de 2009”, apuntó.
Para Martos, mucho de la reticencia de la gente a comprar es “real” (“en la práctica existe”, dijo), “pero también tiene gran parte de anímica, porque la gente lee y escucha que se venden menos autos, que se viene el default y, por las dudas, no compra”.

 

Sector por sector

Autos. Con los récords de ventas de vehículos de 2013, las concesionarias se habían “sobrestockeado” de empleados. Ahora, con una baja del 21,3% en lo que va del año (se vendieron entre enero y junio 10 mil autos menos en Córdoba), hubo cierres de sucursales, reacomodamientos de empleados y desvinculaciones.

Electrodomésticos. Salvo enero (con los aire acondicionados) y junio (con los LED), el resto de los meses no fueron buenos para el sector. “No es una catástrofe”, dicen, pero ya hay algunos cierres de sucursales y desvinculaciones “hormiga”. Para peor, casi no hizo frío este invierno y las ventas de temporada tampoco arrancaron.

Ropa y calzado. Por la misma razón, los comercios de venta de indumentaria y calzado de invierno hablan de fuertes bajas en los volúmenes facturados respecto de 2013.

Almacenes. Las despensas denuncian un descenso en las ventas de más del 30% durante el primer semestre. En su informe mensual, denuncian aumento del fiado, mayor morosidad e incrementos de precios, entre las causas de la baja en la actividad comercial.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo