?>
Córdoba

El fantasma del desalojo, de nuevo en Villa la Maternidad

El Gobierno va avanzar con una obra vial que afectará a los vecinos del asentamiento. En la villa aseguran que no quieren ser relocalizados.

Miguel Ángel ofrece un mate. Es largo, como de 15 minutos si uno está en plan de charla. Explica que es así porque no tiene plata para comprar yerba, que en realidad lo único que puede conseguir es agua y cómo calentarla. Entre sorbo y sorbo, Miguel rememora los 69 años que lleva en Villa la Maternidad y cuenta cómo desde el miércoles lo persiguen los fantasmas del desalojo, de tener que dejar su lugar por la construcción de la sistematización vial del puente Letizia que anunció el Gobierno de la Provincia.

Esos fantasmas se agigantan por la desconfianza en un Gobierno que hace más de 10 años se llevó a casi todos los vecinos que conocía a la periferia de Córdoba, a Ciudad de Mis Sueños, y dice que no piensa moverse del lugar, ni él ni ninguna de las más de 100 familias que hoy viven en este asentamiento, el más próximo al Centro, icónico por lucha y resistencia.

Marta Utrera, otra vecina y referente de la villa, dice que desde que la Provincia anunció la obra para sistematizar el tránsito de colectivos de media y larga distancia desde y hacia las terminales nadie se acercó a evacuar dudas o llevar un poco de tranquilidad.

“Igual no los vamos a ir a buscar nosotros porque no corresponde. Son ellos los que nos tienen que venir a dar respuestas y explicaciones, porque es una obra del Gobierno la que de una manera u otra va a terminar afectando nuestras vidas”, asegura la mujer.

Alejandra Romero también está afligida por la situación. Vive en la Maternidad desde hace cuatro años y medio. Se instaló en el pasaje Letizia con un ranchito de madera. Justo hace cuatro años, después que se construyera el puente, las autoridades la denunciaron por usurpación de espacio público, amenazaron con correrla, pero la obra se frenó, el puente quedó trunco sobre el río Suquía y la casa de Alejandra se consolidó.

Ese ranchito de madera se convirtió en un hogar de materiales (ladrillos huecos, losa y ventanas de chapa) y por nada del mundo Alejandra piensa en la posibilidad de dejar lo que tanto le costó construir: “Mi casa se hizo con mucho sacrificio y después de muchos problemas. Mi ranchito se llenaba de agua cuando llovía, se me mojaban todos los colchones, la ropa, pero era lo único que tenía, hasta que se incendió. Con ayuda de gente de la Nación, que me fueron dando materiales, pude levantar mi hogar. De la Maternidad no me muevo, porque estoy cerca de los hospitales, tengo un hijo prácticamente lisiado, y mi marido trabaja en obras en San Vicente”.

Especulación y miedo. Desde la calle Agustín Garzón, hacia Costanera, se ve el espacio que ocupa el pasaje Letizia en la Maternidad. Con sus celulares, los vecinos miran los fotomontajes de la obra de sistematización vial en Internet y cada vez que lo hacen les quedan menos dudas de que los trabajos los van a terminar afectando.

Ante el silencio oficial, muchos vecinos decidieron marcar lotes con estacas e hilos en los espacios libres que quedan en la villa, la mayoría alrededor del pasaje.

“Son unos caraduras, es el Gobierno el que nos llena de temores, por eso la gente reacciona así. Esperan la Navidad para hacer estos anuncios e intranquilizarnos, mientras ellos van a pasar las Fiestas cómodos y relajados en sus casas”, se queja Miguel.

Los vecinos miran el pasaje y también lo comparan con la dimensión del puente. Intuyen que van a ser varias las viviendas que se van a tener que remover para que se avance con la obra, pero también se preguntan cómo será vivir en el asentamiento si además van a tener que convivir con una mole de cemento cargada de tránsito.

Mientras habla Miguel, Marta revisa un convenio que firmaron los vecinos con el gobierno en el año 2009, en el que las partes se comprometían a mejorar Villa La Maternidad y que el asentamiento no crezca. Ninguna de las cosas pasó.

Había 100 casas en la villa, ahora son 120, y ninguna tiene acceso a una conexión eléctrica segura o a red de agua potable. La electricidad se consigue colgando los ganchos de los cables de Epec, y el agua, con un tendido clandestino que va a un caño de Aguas Cordobesas.

Así quedaría la sistematización vial sobre Villa la Maternidad.

Promesa de mejora. Durante 2013, entre la construcción del puente Letizia y este anuncio de finalización de la obra, el Gobierno de la Provincia tenía un plan para urbanizar Villa La Maternidad.

El proyecto contemplaba relocalizar unas 50 viviendas y construir, in situ, unos 50 hogares más. Quién se iba y quién se quedaba lo debían definir los mismos vecinos.

Tampoco se avanzó en este sentido, pero los vecinos se ocuparon en estos años de confeccionar un proyecto propio de urbanización, junto con abogados y arquitectos, que incluye un loteo con separación de viviendas (aclaran que no son departamentos ni tampoco una casa pegada al lado de la otra), un centro comunitario y espacios verdes.

“Acá vamos a luchar todos para que no nos saquen lo que nos pertenece. Con la construcción de la Escuela de Formación Docente Simón Bolívar nos sacaron nuestro espacio de recreación. Ya no tenemos a dónde mandar a nuestros niños a que hagan deporte, porque para todo hay que pagar y no hay plata. Cada uno es libre de hacer lo que crea mejor, pero no nos vamos a dejar estafar con una relocalización a un lugar alejado del centro”, asegura firme Marta.

Mientras, desde la Provincia le sacan la mano a este fierro caliente. En el Ministerio de Desarrollo Social aseguran que el tema lo tiene que tratar el Ministerio Vivienda. En Vivienda, dicen que al tema lo tiene que evaluar Desarrollo Social. Indefiniciones políticas con mucha gente de por medio.

Cómo será la obra en torno al puente Letizia

El miércoles de esta semana, el Gobierno de Córdoba anunció que avanzará con la obra de sistematización vial del puente Letizia para agilizar el tránsito en las terminales de colectivos, es parte una obra complementaria que debía acompañar a la nueva terminal Bicentenario (T2).

La construcción del puente Letizia se inició en 2011, durante el fin del primer mandato de Juan Schiaretti, y ahora el gobernador está decidido a retomar los trabajos.
La licitación del primer tramo saldría en diciembre: esto incluye mejorar los ingresos y egresos en las terminales de colectivos (calles Letizia, Esposos Curie, Agustín Garzón y vado Sargento Cabral) y poner en funcionamiento el puente Letizia con sus respectivos accesos. Esta obra se haría durante el 2017, tiene un plazo de ejecución de 10 meses y es la que afectaría a los vecinos de Villa La Maternidad. Tendrá un costo de 117 millones de pesos.

Estas obras incluyen también la semaforización de los cruces de la calle Letizia con Agustín Garzón y Costanera.

El puente Letizia será un nexo entonces entre las terminales y la Costanera para que los colectivos puedan entrar y salir de la ciudad por la Circunvalación sin necesidad de tener que pasar por el Centro.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo