?>
Córdoba

El explosivo crecimiento de los "todo suelto"

Cada vez más gente compra productos de limpieza e higiene en los “todo suelto”, que se multiplican por decenas en los barrios. Mirá más fotos.

Las dificultades económicas de gran parte de los asalariados obligan a distintas estrategias hacia adentro de los hogares para poder llegar a fin de mes. Por un lado, la gente compra menos, algo que se puede mensurar al analizar la fuerte caída en las ventas en la gran mayoría de los rubros (especialmente en supermercados y almacenes). Por otro, el cambio a segundas o terceras marcas, también con la misma idea: ahorrar.

Es en esta tendencia que se encuadra la proliferación en Córdoba de casas de venta de “todo suelto”, particularmente artículos de limpieza del hogar e higiene de la ropa.

“Cada vez viene más gente a comprar para luego revender en todas partes de la ciudad”, explicó Adriana, encargada de El Rey de la Limpieza, un mayorista de productos para el hogar y la industria ubicado en Ameghino Norte, al suroeste de la ciudad. Allí compran los que luego preparan y revenden los productos en pequeños negocios de barrio.

Además de la mayor cantidad de clientes (que advierten también en las ventas que hacen a nivel minorista), dicen que de igual manera creció la gente que se acerca “a preguntar más sobre el tema: cuánto salen las esencias (concentrados), cómo se preparan, cuál es la ganancia en cada producto”. “Claramente son personas que perdieron el trabajo o están por perderlo y que están viendo cómo poder rebuscárselas poniendo algún negocio de este tipo”, agregaron.

Desde el Centro de Almaceneros coinciden en hablar del “boom” de estos locales. “El crecimiento del formato ‘todo suelto’ de artículos de limpieza es explosivo”, dijo a Día a Día Vanesa Ruiz, directora ejecutiva de la entidad. “No se está dando todavía, como en la crisis del 2001, en productos alimenticios (arroz, azúcar o aceite suelto), pero en todo lo que es jabón para la ropa, suavizantes, líquidos para pisos y lavandina, hay un crecimiento notable”, agregó.

Leonela es la dueña de Más Limpio, en Ampliación Residencial América y hace dos años está en el rubro. “Cada vez tenemos más clientes, pero también más competencia”, contó al tiempo que reconoció que la clave para vender más es tener productos de buena calidad, “de los que uno usaría en su casa”. “No hay que casarse con ningún proveedor, hay que ir cambiando porque algunos venden barato algunas cosas y otros, otras”, explicó.

Leonela, dueña de Más Limpio, en Almpliación Residencial América.

Simple y fácil

Las razones que hacen de los “todo suelto” una tentación a la hora de emprender un negocio nuevo son dos: el mínimo costo de instalación y los pocos conocimientos que se necesitan para administrarlo.

“Con comprar los bidones y las esencias y tener un lugar, alcanza. No hace falta una gran inversión”, explican en El Rey de la Limpieza. “Además, como no son cosas que se vayan a echar a perder, no les hacen falta heladera, artefactos ni demasiadas habilitaciones. Y si les va mal, cierran y terminan usando los productos ellos mismos”, agregan.

Edith, de Forrajería Storni, uno de los nuevos comercios de este tipo abierto en barrio Alto Verde, contó que muchos van al comercio, “preguntan por los precios, se van al supermercados del frente y terminan volviendo”, porque “la diferencia de precios es enorme”. “Especialmente en las perfuminas para piso y en lo que es jabón líquido para pisos, si se comparan los precios, los vendemos a menos de la mitad”, agregó. 

Edith, en Forrajería Storni de barrio Alto Verde.

Los precios son realmente convenientes. El jabón “tipo Ariel” (verde y espeso), por ejemplo, se vende a 80 pesos el bidón de cinco litros, cuando un envase de tres cuesta 160 en los supermercados. El “tipo Skip” (azul profundo) es un 15 por ciento más barato y el “tipo Ace” (azul más aguado) cuesta la mitad.

En cuanto a los concentrados, en los mayoristas las esencias para limpiar el piso se consiguen a 40 pesos. Cada uno de esos envases rinde hasta 20 litros, con lo que da muy buen margen para revender.

No hay datos sobre la cantidad de nuevos comercios abiertos de este tipo. La mayoría está en pequeños garajes o anexados a otros comercios tradicionales: ferreterías, librerías o despensas. “Son tantos, que con el tiempo se irán autorregulando, porque el mercado no da para todos. Los que tengan más espalda van a sobrevivir, el resto, no. Son comercios de una alta mortandad, incluso mayor que los almacenes o pequeños quioscos. A muchos, cuando se les acaba la materia prima, cierran”, analizó Ruiz.

Limpieza delivery 

Además de la multiplicación de los puntos de venta de productos de limpieza “todo suelto”, también se advierte una modalidad “delivery”. Son personas que no ponen un negocio en un local, sino que recorren comercios, pequeñas industrias y hasta casas particulares vendiendo jabón para la ropa, líquido para pisos o lavandina a compradores particulares. “Son gente que  nos cuentan que le venden por semana o por mes los productos a pollerías, carnicerías o fábricas distintos productos de limpieza”, explican en “El Rey de la Limpieza”.

En el Rey de la Limpieza cada vez le venden a más gente que pone nuevos negocios. Fotos: Javier Ferreyra.

En detalle

DÓNDE. Se instalan básicamente en los barrios, especialmente en calles internas. Muchas en garajes de particulares donde no pagan alquiler o, si lo tienen, es muy bajo. Es que la ganancia no es mucha y no alcanza para gastos mensuales fijos muy elevados.

ANEXO. Otra modalidad es anexar los “todo suelto” a otros comercios, para ayudar a contrarrestar la caída en las ventas. Hay casos de ferreterías, librerías, forrajerías y hasta librerías y almacenes.

PRECIOS. Los precios son mucho más baratos que las primeras marcas en los supermercados. En algunos casos, menos de la mitad. 

PREPARACION. Los mayoristas venden los concentrados (que son fabricados, supuestamente, con la misma fórmula que los auténticos) y los minoristas los diluyen y venden según las indicaciones. Si se agrega demasiada agua, se aguan demasiado y la gente no los compra.

ENVASES. Entre los distintos “todo suelto” hay una guerra de envases. Los más complicados de conseguir son los de medio litro. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo