?>
Córdoba

El cordobés Pablo Gil ganó por segunda vez en el Mundial de la Pizza en Italia con una de mollejas

Pablo Gil, el cordobés que ya había ganado en esa competencia, quedó como primer clasificado en la categoría de pizza clásica. La receta del éxito.

Campeón argentino, primer clasificado, de pizza clásica. Ese es el tíitulo que Pablo Gil, un cordobés radicado en Entre Ríos se trajo de Parma (Italia) esta semana, tras competir en el Campeonato Mundial de la Pizza.

No es novedad para él recibir premios por su "mano" con la pizza. El año pasado ya había sido premiado por su destreza en la acrobacia con masa de pizza en el mismo torneo, y ahora 2016 reincidió con más entrenamiento y una joyita como receta: pizza con mollejas.

"Este año hubo muchos competidores más, me sentí bien porque pude dedicarme a entrenar y estaba tranquilo", le contó Pablo a Día a Día desde Italia.

Es que la buena performance de este talentoso pizzero llegó a oídos de la marca de cerveza Schenider, que decidió apoyarlo económicamente y hasta desarrolló una historia en YouTube con el recorrido de Pablo hasta Parma. 

"El campeonato fue del 11 al 13 de abril. Participé en pizza en molde y acrobacia, categorías en las que no gané, y también en pizza clásica, donde quedé como primer clasificado", detalla Gil.

La pizza ganadora fue pensada por Pablo y recibió el aporte del periodista gastronómico Pietro Sorba, quien le recomendó quitarle salsa y agregarle cebollas caramelizadas a la pizza, complementando un sabor que ya se puede adivinar el buen aspecto del plato terminado.

La pizza ganadora: mollejas, cebolla morada y queso de cabra.

Cebolla colorada, muzzarella, mollejas, queso de cabra, cebolla de verdeo y aceto balsámico son los ingredientes clave de esta pizza, montada en una masa que también tiene lo suyo y que lleva el único ingrediente que viajó desde Argentina a Italia: harina argentina.

Rápidamente y con mucha generosidad, Pablo nos cuenta los ingredientes de esa masa tan particular: 1 kg de harina, 580 cc de agua, 30 g de sal, 8 g de levadura, 25 g de aceite de oliva (el más fuete que tengas) y 1 cda de miel, que "ayuda al color y a que no se rompa la masa".

¿Cuánto costaría vender esta pizza ganadora? "Y... La gente comería una porción y no querría más porque sería una pizza muy cara, ¡si la molleja cuesta como 180 mangos! ¡Jajaja!", bromea Pablo, quien, más allá de los chistes, piensa que esa creación sería valorada por el público y se imagina poder incluirla en la carta de un bar en Córdoba.

"Pienso volver a mis raíces y abrir algo en Córdoba", cuenta, ya que aquí vive parte de su familia. Por supuesto, junto a Lorena, su pareja, y la dueña del nombre de la pizzería que tienen en Paraná. "Hace 4 o 5 años que estamos juntos y no nos despegamos ni un segundo, además de ser mi señora, somos como hermanos, muy amigos, siempre estamos juntos", dice con voz de enamorado. 

Pablo y Lorena antes de entrar a la competencia (Gentileza Schneider).

A pocas horas de emprender el regreso a la Argentina, Pablo cuenta que sueña con ayudar a un hogar de chicos en Wenceslao Escalante, y también con promover el apoyo a Rogelio Torale, un pequeño de dos años que vive en Laborde y afronta una grave enfermedad.

Muchos sueños y ganas de hacer cosas. Así se lo escucha a Pablo, quien antes de irse, ya se sentía confiado como lo mostraba en un divertido video de la previa. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo