?>
Córdoba

Edad de imputabilidad: 330 chicos sub 16, en el nucleo del delito

El Gobierno nacional impulsa bajar la edad de inimputabilidad a 14 años. Pero ese grupo representa en Córdoba sólo el 0,6% del sistema penal.

Mauricio Macri puso sobre la mesa de discusión un tema que, pese a ser repetido en la conversación pública, genera controversia: la baja en la edad de “inimputabilidad” de los menores de edad, llevando a los 14 años contra los 16 años actuales. Según el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, “la evidencia indica a que a partir de los 15 años hay una fuerte incidencia al delito en los jóvenes, muchas veces son delitos menores y se invisibiliza el problema”, y reiteró la importancia de contar con una visión temprana del delito juvenil.
 
Veamos qué dicen las estadísticas oficiales en la provincia de Córdoba correspondiente a 2015, las últimas disponibles: de los 1.179 adolescentes que pasaron por el Complejo Esperanza durante ese año, el 28 por ciento tenía 14 ó 15 años: fueron 330 chicos. 
 
De ellos, el 82 por ciento –270 adolescente– estuvo menos de tres días alojados en la sede penitenciaria del Camino a 60 Cuadras, generalmente por haberse involucrado en hechos menores. 46 chicos menores de 15 años pasaron entre cuatro y nueve días en el Complejo, y apenas 14 debieron quedarse más de 10 días por las complejidades de sus causas o por no tener adultos responsables con los que quedarse. 
 
Para dimensionar: en las cárceles de Córdoba en 2014 hubo 6.347 personas presas, entre condenados y procesados de ambos sexos; por lo que ese número de 330 chicos sub-15 representa el 5 por ciento. 
 
Si se tomara el total de la “clientela” del Complejo Esperanza, ésta representa un 18,5 por ciento al compararse con los adultos detenidos. 
 
Para medir el impacto de la delincuencia juvenil (sumando menores inimputables e imputables) en el sistema penal cordobés, vale repasar que durante el año 2015 ingresaron a Tribunales 51.629 causas, contra 1.394 detenciones ordenadas por la Justicia Penal Juvenil, por esa misma cantidad de hechos. 
 
Es decir que los casos más graves de la delincuencia juvenil representan el 2,7 por ciento del total de investigaciones que realiza el fuero penal en Córdoba. Si se toma sólo el grupo de menores de 15 años, ese porcentaje es menor: 0,6 por ciento. 
 
Entre esos 1.394 delitos cometidos por menores de 17 años que ingresaron al Complejo Esperanza en 2015 se registraron 20 homicidios, 39 tenencia o portación de armas y 302 robos calificados. 
 
De los 1.179 adolescentes que pasaron por el Complejo en 2015, 215 lo hicieron más de una vez en el año: podría decirse que fueron “reincidentes” en el delito. 
Los adolescentes que fueron alojados en el Complejo Esperanza en 2015 (todas las estadísticas corresponden a ese año) representan el 0,5 por ciento del total de pibes que viven en la provincia de Córdoba, y el 0,8 por ciento de quienes habitan los barrios de la ciudad. Sin embargo, de esa población “estable”, 400 viven en 15 barrios y conforman el nucleo duro de la clientela penal juvenil. 
 
Respecto del eje de la polémica, la posibilidad de que los menores de 16 años vayan presos, vale aclarar que la ley vigente sí lo permite, aunque para hacerlo los jueces recurren a un artilugio: en vez de detenerlos por la responsabilidad penal, se los retiene para protegerlos. Más allá de la semántica, lo cierto es que en los hechos los chicos de 14 y 15 años pueden ser privados de la libertad. “Es un artilugio de la ley actual que permite la detención de los menores, aunque no pueden ser juzgados por la responsabilidad penal”, dice Gabriel Martín, exsecretario de Niñez, Adolescencia y Familia de la Provincia; quien agrega que distintos pactos internacionales impedirían avanzar en un cambio como el que impulsa el Gobierno de Macri.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo