?>
Córdoba

Demuelen dique creado por un productor rural sobre el río Quilpo

En épocas de sequía usaba el 90 por ciento del agua del río, según el Ministerio de Agua, Ambiente y Energía provincial.

La Provincia decidió demoler un  dique de contención de agua que un particular había construido sobre el río Quilpo, para llevar agua hacia su propio campo.

"En los meses de menor caudal casi el 90 por ciento del agua de este curso de agua era desviada por los infractores para uso propio", señaló el Ministerio de Agua, Ambiente y Energía provincial en un comunicado oficial.

El hecho tomó conocimiento público tras un informe periodístico del programa ADN. "Las tareas de remoción comenzaron luego de que la  Provincia constatara que el muro no había sido demolido, luego de intimar a los infractores para que lo hicieran en el término de 48 horas", expresó la Provincia.  

El dique había sido construido por la firma cordobesa Sismo S.A. y tenía 150 metros de largo en el medio del cauce del río que desemboca en el Dique Cruz del Eje. Esa firma, según la Provincia, ya contaba con un permiso de concesión de agua para el riego de 100 hectáreas.

De acuerdo al régimen provincial, los beneficiarios deben abonar un canon anual por el uso de agua de río, dependiendo de la cantidad de hectáreas bajo riego. Esto está garantizado siempre que el caudal se mantenga en su nivel normal. En épocas de bajante, queda restringido el uso de agua para riego, manteniéndose sólo el caudal ecológico del río y la porción para consumo domiciliario, explicaron fuentes del ministerio.

“Debido a la gravedad que reviste el caso por la afectación del recurso acuífero, voy a instruir al secretario de Recursos Hídricos para que avance con todas las sanciones legales que pudieran corresponder. Tras la remoción del muro de contención, que demandará cerca de 48 horas, anularemos el permiso de uso de agua para riego de las 100 hectáreas y se aplicará una multa económica”, indicó indicó Manuel Calvo, ministro de Agua, Ambiente y Energía de la provincia.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo