?>
Córdoba

La demanda de empleo está congelada en Córdoba

Las consultoras de personal observan una paralización en el mercado laboral de Córdoba. Se espera alguna reactivación recién para el segundo semestre.

Basta repasar los avisos clasificados en los diarios de los últimos domingos, para tomar dimensión de lo que viene pasando: los pedidos de empleo en Córdoba están por el piso, sino han llegado ya al subsuelo.

Y ahora lo confirman las propias seleccionadoras de personal para empresas. Ante la pregunta de Día a Día, las consultoras coinciden en asegurar que la demanda de trabajadores está prácticamente frenada, salvo por alguna reactivación en determinados sectores puntuales. Lo único rescatable –por ahora– es que no se están registrando despidos o desvinculaciones masivas, lo que estaría indicando cierta expectativa de las empresas cordobesas en relación a que la actual situación de incertidumbre económica se despeje en la segunda mitad del año (ver página 3, “Aún no hay despidos masivos” ). Pero mientras tanto, el mercado laboral local parece haber desensillado “hasta que aclare”.

En baja. Con el año ya en marcha, son varios los indicadores que señalan un parate claro en los pedidos de empleo en Córdoba.

Por un lado, el Índice de Demanda Laboral (IDL) del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE) reflejó en febrero una caída interanual del 13,3 por ciento en los avisos clasificados que demandan personal en nuestra provincia, sobre todo en aquellos referidos a la búsqueda de personal no calificado.

Por otro, la Encuesta de Expectativas de Empleo que periódicamente realiza la consultora Manpower muestra para la Región Pampeana (que incluye a Córdoba) una previsión muy moderada por parte de los empleadores para lo que resta del año. Las perspectivas netas de empleo para la región son de apenas un 7 por ciento, lejos de los guarismos de dos dígitos de años anteriores.

En el análisis por sectores, los empleos más afectados son todos aquellos vinculados a las ramas industriales, donde la estructura productiva de Córdoba es muy fuerte. “Todas las empresas están muy cautelosas y moviéndose con pie de plomo. Salvo algunos rubros muy puntuales, el grueso de las empresas no está tomando nuevo personal, ni siquiera reemplazando aquellos puestos que se liberaron por algún motivo”, explicó Melina Pietrucci, gerenta de Selección de la consultora Staff.

La misma lectura hace Martín Poncio, de la seleccionadora que lleva su nombre. “A fines del año pasado, las expectativas eran interesantes. Pero luego de los últimos acontecimientos, las empresas han decidido posponer sus planes de incorporación de personal, al menos, hasta mediados de año”, opinó el ejecutivo.

“Está detenida la búsqueda de trabajadores, y sólo se concentra en puestos específicos. Hoy, los más demandado son los mandos medios, pero los pedidos para puestos operativos están frenados”, dijo por su parte Josefina Rex, responsable de la consultora Rex & Asociados. “No es que no haya necesidad de contratar personal, pero todo se paraliza a la espera de que la situación mejore”, sostuvo.

Por sectores. La incertidumbre laboral se observa con mayor intensidad en el sector industrial cordobés. Salvo algunas autopartistas que han logrado diversificar su negocio y su cartera de clientes, el resto del rubro metalmecánico está muy quieto en la demanda de personal.

“Lo más complicado se ve en los requerimientos de operarios y vendedores, tanto en el comercio mayorista como minorista. En esos sectores, directamente no hay pedidos de incorporación de empleados”, aseguró Poncio. “La industria está muy parada; hay que esperar a que pase la paritaria del sector para ver si se reactiva en la segunda mitad del año”, dijo por su parte Rex.

Pietrucci fue más allá en este diagnóstico, y señaló que ya se registran desvinculaciones en algunas fábricas. “Comienzan a recortar contratados y personal eventual, y se quedan con los operarios de planta”, dijo.

La única reactivación que se observa se está dando en los servicios, sobre todo en el rubro financiero. “Son los sectores que suelen crecer en épocas de crisis”, destacó Rex. La demanda de técnicos y desarrolladores informáticos también se está manteniendo e, incluso, creciendo.

“Tampoco se ha frenado la incorporación de mandos medios. Hay una fuerte necesidad de generar eficiencia en las empresas, buscando llevar procesos adelante en medio de un escenario tan complejo como el actual”, sostuvo por su lado Poncio.

Aún no hay despidos masivos. Por suerte, en los pronósticos de las seleccionadoras de personal no hay –al menos por ahora– previsiones que hablen de despidos masivos de empleados en Córdoba.

“Despidos no hay, al menos masivos. Las empresas tienden a mantener el personal más especializado de sus plantillas, porque no es tan fácil luego entrenarlo en determinadas habilidades”, entendió Josefina Rex, de Rex & Asociados.

“No se ven desvinculaciones de personal. Puede haber alguna suspensión o algún despido por alguna cuestión particular, pero no es algo que esté generalizado”, opinó por su parte Martín Poncio, desde la consultora de barrio Cerro de las Rosas.

La que no se mostró tan optimista al respecto fue Melina Pietrucci, de la consultora Staff: “Se observan desvinculaciones en algunas industrias autopartistas y en pequeñas empresas. Eso es un indicador preocupante de cara al futuro”, dijo.

El nivel de desempleo en el Gran Córdoba fue, durante el último trimestre de 2013, del 8,8 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), llegando a afectar a 64 mil personas.

La subocupación (individuos que trabajan menos de 35 horas semanales) viene creciendo. El último indicador la situó en un 12,1 por ciento (alrededor de 87 mil personas).

Sumate a la conversación
Seguí leyendo