Miercoles 28 de agosto, 00:00
Despejado 12º / 49% +
/ Registrate

Crearon un taller de choris para extranjeros

Una academia de español para extranjeros organiza talleres de lo más curiosos: la semana pasada hubo un “workshop de choripanes”.

Un hostel organiza peculiares talleres para extranjeros.

Un hostel organiza peculiares talleres para extranjeros.

  • de

  • de
  • Crearon un taller de choris para extranjeros

    28/08/2013 00:00

    Por Juan D'Alessandro

    No te pierdas el video con el testimonio de Panchita, una alemana que realizó el curso.

    “Esto es una excusa más para practicar español fuera del aula”, dice Iria Prendes, española, coordinadora en Córdoba de la academia de español para extranjeros Nice, que organiza cada 15 días talleres para que sus estudiantes conozcan de cerca todo lo relacionado a la cultura argentina. Así, jóvenes europeos se reúnen para bailar tango, aprender a hacer un buen mate, alfajores de maicena o cocinar empanadas. Y esta vez, el workshop es para que aprendan cómo hacer sus propios choris.

    Cuando Día a Día llega al patio del Hostel Lemmy, en calle Bolívar, pleno Centro, los chorizos ya crepitan en la parrilla, frente a una docena de estudiantes que toman nota de la indicaciones que da el parrillero, Nicolás Penna: “El chorizo tiene que estar bien cocido por dentro, eh, son 20 minutos de cada lado”. Nicolás ya explicó cómo hacer el fuego con diarios y maderitas hasta que las brasas estén bien encendidas.

    Los asistentes son, sobre todo, mujeres. Hace un frío tremendo, pero todos están acostumbrados a las bajas temperaturas. Los alumnos de la academia Nice, jóvenes de entre 18 y 25 años de todos los países de Europa, están en Córdoba de intercambio, estudiando español durante algunos meses. Iria, la coordinadora, explica que algunos se integran en el acto con sus pares cordobeses, pero otros no, porque son más cerrados y no consiguen a veces que alguien les convide un mate o que los inviten a comer un choripán.

    “Hay cosas que hay que hacer en Argentina, no pueden irse sin saber cómo sabe el choripán, así pueden decir al menos: ‘Ya sé de que va esto’, sin tener que arriesgarse a comerlo en la calle”, explica Iria. Y es entendible: hasta los cordobeses de pura solemos desconfiar ante esos chorizos que agonizan sobre las parrillas de algunos puestos callejeros.

    “La idea de este taller es que, al regresar a sus países, los chicos puedan compartir unos choripanes con la familia, porque chorizo hay en todos lados”, dice Amanda Vera, estudiante de gastronomía y encargada de los tips culinarios durante el taller.

    Mientras Nicolás está en la parrilla acomodando los chorizos, Amanda les explica qué son y cómo se hacen el chimichurri y la mayonesa casera, habilidades muy valoradas a la hora de una choripaneada. El costo de la matricula para este taller fue de 80 pesos: incluye toda la materia prima y por supuesto habilita a los estudiantes a probar después sus propios choris. La bebida se paga aparte.

    Hay tiempo para el asado. Koen tiene 20 años, vino de Holanda hace dos semanas. Es alto, delgado y viste con elegancia europea. Entiende perfectamente el español, aunque todavía lo habla un poco trabado. “Me gusta comer carne, quiero aprender el choripán. Esta ciudad es muy grande y las personas, simpáticas. Las personas gusta –dice Koen–, es muy diferente a Europa: acá hay tiempo para el asado, todo es más lento. Allá mucho leer, acá no”.

    Acá tenemos tiempo para tirar unos choris a la parrilla un día de semana, y eso gusta a los extranjeros. “Es una vida muy diferente, acá la gente es más relajada, es muy fácil hacer amigos”, dice Francisca, una estudiante alemana de 21 años a quien en Córdoba todos llaman ‘Panchita’.

    “Hace medio año que estoy acá, hoy es mi ultima noche y quería terminar mi estadía con choripán. En Alemania el chorizo es un poco diferente, pero creo que voy a hacer un taller de choripán con mis amigos”, dice Panchita. El fotógrafo del diario los reúne frente a la parrilla y propone: “Digan “chori”. La foto sale perfecta.

    Empanadas. El próximo taller será el de empanadas, la locura de los extranjeros. Organiza Nice, el martes 10, a las 19.

    Koen (20) -Estudiante de Holanda- Estoy en Córdoba hace dos semanas, vine a estudiar español acá. Me gusta comer carne, quiero aprender a hacer choripán. Acá hay tiempo para el asado, todo es más lento. Allá mucho leer, acá no.

    Francisca (21) -Estudiante de Alemania- Me llamo Francisca pero acá todos me llaman “Panchita”. Es mi ultima noche en Argentina, y quería festejar comiendo choripán. En Alemania creo que voy a hacer un taller de choripán con mis amigos.

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2013 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by CRON Static Page Cache at 28/08/2013 | 00:00:57