?>
Córdoba

Córdoba tiene su propio juego de mesa

La Muni presentó un juego de preguntas y respuestas bien nuestro, con fichas de Leonor Marzano, Jardín Florido, Tosco o Jerónimo Luis.

“Yo juego con Agustín Tosco”. “Y yo con Jardín Florido”. “A mí me gusta Leonor Marzano”. “Denme el Jéronimo, que les gano a todos”.

La Municipalidad de Córdoba presentó este lunes un juego de mesa basado en la cultura general de la ciudad que toma como personajes de las fichas a estos cuatro íconos de la ciudad. 

El juego se llama “Soy Cordobés” y tiene un tablero, dados y unas tarjetas con preguntas sobre artes, espectáculos, deportes, historia, geografía y misceláneas.

El proyecto es de la diseñadora Silvana Bruni, una vecina de barrio Argüello, que fue apoyado e impulsado por el municipio y el lunes, en la presentación, fue valorada por el propio intendente Ramón Mestre, durante un acto en el Cabildo en el que fueron invitados a jugar los alumnos de cuarto grado de las escuelas “Jorge Luis Borges” (de barrio San Jorge I) y “Alfredo Orgaz” (de San Jorge II).

“Estoy convencido de que ‘Soy Cordobés’ es una forma de aprender y de conocer aún más la ciudad, través de un juego recreativo, inclusivo. Es un juego para compartir con la familia, con los amigos”, destacó Mestre. 

Al hacer alusiones a nuestro pasado común, el juego es educativo y promotor de memoria: “Desde Córdoba se produjeron grandes gestas que marcan a fuego nuestra identidad: el Cordobazo, la Reforma del 18, el cuarteto y sus grandes exponentes que hace bailar a un país”, agregó Mestre.

El juego se puede adquirir en: KOI, tienda de autor (Belgrano 870. Local 2. Barrio Güemes), Librería Rubén Libros (Deán Funes 163 Locales 1 y 2, Centro), Café del Alba (9 de julio 482, Centro), Librería Portacultura (Paseo Caribú: Belgrano 884, local 4) y Juguetería Todo de madera (Fructuoso Rivera 215).

Un juego con un fin solidario

Todo lo que recaude el municipio con la venta del juego irá a acciones de promoción social infantil y juvenil, según anticipó Mestre.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo