?>
Córdoba

Continúan los inconvenientes en el suministro de agua potable

Mientras sigan los fuertes calores, los problemas en la provisión de agua continuarán en algunos barrios.

Mientras la fuerte ola de calor continúe sobre Córdoba, seguirán las complicaciones en el suministro de agua potable en algunos barrios de la ciudad.

La situación se da por el alto consumo por habitante y porque, a pesar de que las plantas funcionan con normalidad, la red no termina de llenarse de forma total luego del temporal de la semana pasada, que impidió la correcta potabilización por un exceso de sedimentos en la toma de agua cruda en la zona de El Diquecito.

"Mientras sigan altas temperaturas, es de prever que se sigan produciendo situaciones de baja presión en algunos barrios", dijo ayer Marcela Dávila, vocera de Aguas Cordobesas. "Frente a esto, la decisión técnica de la empresa es distribuir agua en todos los sectores de la ciudad, aún a costa de la baja presión. Sacando de barrios donde se tengan presiones superiores a las necesarias, para llevar a otros con complicaciones", agregó. Según Dávila, el objetivo es que "haya agua en todo el sistema".

Combinación. Las mayores complicaciones comenzaron luego de la tormenta del lunes 16, cuando la toma de agua de la Planta Suquía se sobrepasó de sedimentos impidiendo que se tratara en los volúmenes habituales. En esos días, la potabilizadora que distribuye agua al 70 por ciento de Córdoba (norte y noroeste) trabajó al mínimo de su capacidad. Si bien eso está subsanado, se combinó con un ciclo de altísimo consumo (450 litros por persona por día) por el fuerte calor, lo que no ha permitido que se normalice la provisión.

Respecto de las denuncias por el color marrón del agua, Dávila dijo que es un efecto estético, pero que "es potable y apta para consumo aunque salga de color marrón".

-------------------------------------------------------------------------------------------

La opinión de Ary Garbovetzky

Sobre no pagar si falta un servicio esencial

“Yo me pego dos duchas con agua caliente todos los días. ¿Para qué más?”. Con esta frase el actor Ricardo Darín contestó en una entrevista televisiva por qué no quiso irse a Hollywood cuando tuvo la oportunidad de triunfar allá.
Quien no tiene agua ni luz, con 40 grados, sabe qué es importante. Y si bien es justo que no pague por un servicio que no recibió y correcto que las empresas prestatarias tengan una sanción por el incumplimiento, suena insuficiente, aún como resarcimiento, no pagar una boleta. A ver: a quien tuvo que tirar todo lo que tenía en la heladera no le compensan el perjuicio y a quien tuvo que comprar bidones de agua potable ni el gasto ni la molestia.

Pero, sobre todo, condonar una boleta no es lo que se espera de quienes brindan servicios esenciales. La aspiración es que hagan algo para que no falten más, se hagan cargo de sus errores y los corrijan para que haya agua y luz. Sin cortes.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo